Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Que duro resulta ser ex presidente

lunes, 28 de abril de 2014
Leía con atención una entrevista concedida por Aznar a un medio no controlado. Quiero decir que no está en la factoría Planeta, escuderos leales del PP que nos llevó a buscar un lugar en la historia participando en la vergonzosa maniobra bélico-económica de Irak. Lo de menos, ser un jarrón chino, que siempre se podría vender en tienda de almonedas. Lo duro es pasarse 200 días al año dando conferencias, asesorando a multinacionales, pariendo ideas para mantener la esencia del liberalismo, hacer 600 flexiones diarias para tener una tableta de chocolate "La Perfección" en el abdomen, tras haber entrado en lo que Esperanza Aguirre llama -sexagenario- .

Se dijo que el hombre de los silencios eternos capaz de competir con aquel cowboy metido a Presidente -Bush junior- sobre resistencia en footing - con los pies encima de la mesa, era un lector aplicado de las obras completas de Don Manuel Azaña, ahora dice que devora poemas de Machado; lo que nunca sabremos es como le afectó a su complicada personalidad el atentado de ETA del que salió ileso y camino de la Moncloa.

"Cada cosa tiene su tiempo. Y no hay que sobrepasarlo". Sofisma para alguien que procura se haga sentir su presencia, incluso en las ausencias. Sin explicar-nunca sintió tal necesidad de hombre corriente- las llamadas telefónicas a las direcciones de los medios de comunicación social, tras los atentados de Atocha, asegurando que eran los de ETA los terroristas.

Aquello le costó las elecciones al PP, pues él antaño inspector de hacienda no había descubierto la imparable e incensurable capacidad de las redes sociales.

Tuve la percepción de que los castellanos eran gente austera, por naturaleza, secos como la tierra, de pocas y concretas palabras. Con Aznar se rompieron mis esquemas. Le gusta el boato, que le adulen, teman a su mirada, sus palabras son abundantes, tanto las que lleva al papel-que todo lo aguanta- como las que traduce al inglés a cambio de pingües honorarios.

Hay tres cuestiones que me hacen reflexionar cuando paseo por mis playas de mica y caolín. El dedo incorrupto del marido de la alcaldesa Botella. El cuaderno azul a modo del Levítico. Si sus pensamientos llegan a mostrar disposición patriótica para convertirse un día en Presidente de la República, curando el dolor que le produce esta España, fuera del camino establecido por él, consigo mismo.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania