Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Las chicas con curvas y los tíos cachas son incorrectos

viernes, 11 de abril de 2014
La mala prensa de los fariseos debe de ser uno de los legados más estables, al menos en lo lingüístico, que dejó Jesucristo. Menos mal que hoy ya no existen, porque eran una rama del judaísmo desaparecida hace milenio y pico, que si no podría ser desagradable llevar el sambenito de falso e hipócrita.

Pues de fariseos califico a todos los periódicos, televisiones y prensa en general que han puesto el grito en el cielo porque una empresa ha pedido una chica tetona para un salón del cómic en Cataluña. Que si sexismo, que si discriminación, que si leches en vinagre. Eso sí, cuando piden un tío que marque abdominales para hacer de Capitán América a nadie le extraña, porque el personaje “es así”.

El mundo del cómic tiene un importante componente sexual. Obviamente influye su público principal: los adolescentes y adultescentes (quienes vean Big Bang saben perfectamente de qué les hablo) que tienen ahí una vía de escape para sus frustraciones y fantasías.

Seamos sinceros. Brad Pitt no es un gran actor que digamos, y Angelina Jolie no habría triunfado, o al menos no tanto, si no tuviera sus labios y sus curvas. Hugh Jackman, Nicole Kidman, Jessica Alba, Ryan Reynolds, Scarlett Johansson u Orlando Bloom son ejemplos de lo discriminatorio que puede ser el cine, donde para hacer de un padre de familia que trabaja durante 12 horas y vuelve a casa cansado ponen a un tío que se pasa al menos la mitad de esas horas en el gimnasio, y para hacer de su mujer, la maruja, a una modelo que no sé qué hace en casa en vez de en la Pasarela Cibeles.

La publicidad sabe mucho de estereotipos sexuales, y los explota tanto dirigiendo sus mensajes a hombres como a mujeres. Desde el típico coche con chica despampanante al producto de limpieza con cachas haciendo de mayordomo, todos intentan dar una sensación de “alegría” a su producto para venderlo mejor.

Pero es de esas cosas que se pueden hacer pero no decir, en esta sociedad falsa y esclavizada por lo políticamente correcto.

Evidentemente para hacer de Wonder Woman no pueden poner a una señora rolliza, igual que para hacer de Superman no me van a poner a mí. Hay cosas que son así y que difícilmente vamos a cambiar, principalmente porque ni siquiera creo que nadie piense que hay que cambiarlas siendo un poco serios.

La chica del salón del cómic se pide para encarnar a un personaje en que destacan sus curvas y sus pechos. Pues es lo que hay. Dentro de poco nos escandalizaremos porque no dejen a un blanco hacer de Martin Luther King en un “biopic”, o a un chino hacer de Kennedy.

Otra cosa distinta sería si me preguntan si estoy de acuerdo con que pongan modelos escuálidas en las pasarelas, elevando a categoría de diosas a chicas que parecen enfermas. Mi respuesta obviamente es que no. A veces cuando ves en el telediario lo de las pasarelas llenas de mozas con los huesos marcados te preguntas por qué alguien en vez de echarles otra cosa no les echa algo de comer.

Pero bueno, insisto, hablamos de cosas diferentes. Las chicas con con curvas y los tíos cachas son incorrectos para poner un anuncio, pero ya me dirán cómo pretenden pedir actores o actrices para ciertos papeles. Supongo que nadie piensa en Danny DeVito para hacer de Batman, ni en Queen Latifah para encarnar a la reina de Inglaterra. Pues aquí hablamos de un salón del cómic. Es lo que hay.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania