Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

D. José Ramón Esteban Mateo Méndez Rodil Gayoso (Marqués de Rodil)

jueves, 17 de noviembre de 2005
General de los Reales Ejércitos, representante lucense en la Junta Central de Madrid en los últimos meses de 1840; entre otros cargos que mencionan a lo largo de esta biografía esta la Jefatura de Gobierno de la nación.
Nació el día 5 de febrero de 1789, a las cinco de la madrugada, en la casa rectoral de Trobo en Fonsagrada, hijo de D. Esteban Méndez Rodil y Cancio y de Dª María Gayoso Pampillo; nieto por línea paterna de don Mateo Méndez Rodil y Cancio y de Dª Josefa Díaz Lomban, vecinos de dicho lugar; nieto por línea materna de D. Pedro Pampillo y Saavedra y de Dª Petronila Gayoso y Bamonde, vecinos de san Cosme de Piñeiro, en el obispado de Mondoñedo.
El que posteriormente sería ilustre militar y gran político comenzó sus estudios en Mondoñedo, donde cursó Latín y Filosofía, para luego continuar en la Universidad de Santiago, donde era alumno cuando comenzó la Guerra de la Independencia, pasando a formar parte del célebre Batallón Literario, siendo alistado el 15 de junio de 1808 e instruido como muchos otros universitarios por el Marqués de Santa Cruz de Rivadulla; desempeñando el mando de subteniente en la defensa de Ponte Sampayo, fue en dicha defensa donde se acrecentó su vocación de militar, profesión que nunca volvería a dejar. Concluida la expulsión de las tropas napoleónicas prosigue los estudios militares para partir del puerto de Cádiz el 17 de abril de 1817 con el regimiento del Infante D. Carlos
con destino a Perú, allí demostraría su valor y capacidad de mando, creando del batallón de Arequipa, del que fue nombrado Jefe, alcanzando rápidamente el grado de brigadier, siendo destinado a combatir los insurgentes del reino de Chile, participando en la mayor parte de las acciones que tuvieron las armas españolas contra los independientes en el Perú; habiendo en 1823 alcanzado el grado de General de Brigada, en 1824 recibe la orden de hacerse cargo del gobierno político y militar de la plaza del Callao, ocupada por los españoles, llevando a su vez la comandancia general de la provincia de Lima; asumió personalmente el mando del Ejército español, en contra de Bolívar, el Virrey La Serna; con tan mala suerte que en los primeros días del mes de diciembre de 1824 fue herido durante la batalla de Ayacucho, negándose rotundamente a la capitulación, fue asediado durante quince meses en el fuerte del Callao por los llamados ejércitos libertadores; la defensa que Rodil sostuvo fue tenaz, heroica y desesperada, quedándole al final cuatrocientos hombres, de ellos solamente cien eran españoles, amenazado por Bolívar de no admitirle a capitulación, carente de recursos y sin la más mínima esperanza de recibir socorro enviado por España, decidió firmar la capitulación el 22 de noviembre de 1826. De la tenaz defensa que Rodil hizo del fuerte del Callo nos da una idea este fragmento de un informe que había mandado a la Corona: “...posteriormente me he persuadido que la Escuadra que D. Roque Guruce tiene a sus ordenes, se ha hecho a la vela, de Quilca para Manila. Esto me permite inferir que el honor, la constancia y la fortuna han desamparado a nuestros compañeros de todas las armas en estas regiones; pero no estando yo en ocasión de juzgarlos absolutamente, me contraigo a participar a V.E. estas disposiciones que voy tomando para conservar estas fortalezas en el dominio del Rey. Si el concepto de tiempo lo debo formar por los medios de subsistencia de que he dado cuenta antes y por la subordinación y buena moral actual de los súbditos que están a mis órdenes, yo certifico a V.E. que duraremos más de lo que me parece suficiente para que Su Majestad pueda deliberar sobre este punto, lo que fuese de su soberano agrado”. Más explicativas, si cabe, son las notas tomadas por un historiador de aquella guerra que dice: “...arrastró con ojos enjuntos y una virtud espartana todos los peligros y calamidades que pueden ocurrir en un sitio: la sedición de sus tropas, las quejas de sus amigos, las increpaciones y lamentos de una multitud atribulada, y, últimamente, los horrores del hambre y de la peste, que hicieron sucumbir dentro de aquel fatal recinto, cerca de 8.000 personas”.
Regresó Rodil acompañado de un centenar de soldados que con él habían resistido en el fuerte del Callao, siendo recibidos con todos los honores debidos a la heroica resistencia y conducta. Al morir Fernando VII se le encomendó la misión de captura a don Carlos María Isidro, refugiado en Portugal; ayudado por los ingleses en esta ocasión, el pretendiente pudo huir, y meses más tarde (junio septiembre de 1834) tendría nuevamente a Rodil tras sus pasos, ahora como general en jefe del Ejército del Norte. Tampoco tuvo suerte en esta ocasión y Zumalacárregi le venció, provocando su destitución, no obstante demostró ser un gran defensor de la reina Isabel II. Posteriormente desempeñó el cargo de Ministro de la Guerra, durante los gobiernos de Mendizábal y Calatrava (1836); fue presidente del Consejo de Ministros (mayo 1842 marzo 1843) durante la regencia del general Espartero; Diputado por Lugo (1841-1842); además desempeño el cargo Capitán General de Aragón, Castilla la Nueva, Extremadura y Vascongadas; inspector general de Carabineros, de Milicias Provinciales y de Infantería; comandante general de la Guardia Real y de Alabarderos.

Cronología de José Ramón Rodil Gayoso, en 1789 nace en santa María de Trobo, Fonsagrada. 1800, estudia en Mondoñedo; 1806, estudia en la Universidad de Santiago de Compostela; 1808 forma parte del Batallón Literario interviniendo en la famosa batalla de Sampayo; 1814 continua la carrera militar; 1815, en Perú forma parte de las tropas de Pablo Morillo y llegar a ser Brigadier; 1824 es Gobernador de la Plaza del Callao; 1825, se la relaciona con el –fusilamiento de frey Mirieluz; 1826 regresa a la península y es jefe de Cazadores de la Guardia Real; 1827 es nombrado segundo jefe del ejercito de Observación en Portugal; 1827 nuevamente es nombrado jefe de Cazadores de la Guardia Real; 1829 es nombrado Inspector General de Carabineros de Costas y Fronteras; 1830 en nombrado Virrey de Aragón; 1832 es nombrado Capitán General de Extramadura; 1833 Toma de Almedia (Portugal) sin tener bajas en sus filas; 1834 le es concedido el titulo nobiliario de Castilla de Marqués de Rodil y Vizconde de Trobo; 1835 en nombrado Ministros de Guerra; 1836 interviene en numerosas contra los carlista principalmente con el carlista Gómez; 1841 interviene en el pronunciamiento contra Espartero; 1841 interviene en la pacificación del País Vasco y Navarra; 1842 en nombrado Presidente del Gobierno; en 1842 se produce el bombardeo de Barcela; 1843 es derrotado electoralmente Espartero; 1844 se produce el exilio; 1845 regresa a España; en 1853 fallece en Madrid. Como diputado mencionar que su primera representación la tuvo por Ávila en el periodo de 1834 a 1836 como senador o prócer. Representó a la provincia de Lugo en las legislaturas de 1839 a 1841 y 1842; posteriormente volvió a ser senador en las legislaturas de 1842 a 1843, por Ávila y de 1849 a 1850 senador vitalicio.
Físicamente era Rodil una persona fuerte y de considerable estatura, quizás un metro noventa, pues de él se conservan algunas litografías y un retrato a tamaño natural en la Universidad de Santiago de Compostela que fue pintado en 1857 por Dionisio Fierros, cuyo óleo mide (220x120cm.); de la lectura de su testamento y en él de su albacea se deduce el carácter de ambos y el gran aprecio mutuo que se tenían. El ilustre hijo de las tierras de Fonsagrada, falleció en Madrid en 19 de febrero1853, siendo funerado en la iglesia de san Justo, san Millán y Sta. Cruz de Madrid. En 1 de abril de 1849 otorgó testamento ante el notario de Madrid D. Juan Manuel Martínez, instituyendo por su único e universal heredero a su mayordomo y ayuda de cámara D. Francisco Alejo Gómez Herrazo, natural de Almadén del Azogue, hijo de D. Antonio Gómez y de Dª Josefa Hermosa, vecinos de Almadén del Azogue, Ciudad Real. Por auto del Juzgado de la Capitanía General de Castilla la Nueva en 17 de marzo de 1853, fue declarado único heredero del señor Marqués de Rodil, el referido señor D. Francisco Alejo, quien a su vez otorgó testamento en 2 de febrero de 1880 ante el notario de Madrid D. Ignacio Palomar, disponiendo que los bienes que heredara en esta provincia de Lugo, del Excmo. Sr. D. José Ramón Rodil, se distribuyesen por iguales partes entre los hijos legítimos de D. Juan Pampillo y Dª Ignacia Villarino, que lo eran D. Ramón, Dª Pascuala, D. José, Dª Bárbara, Dª Angela y Dª Florentina; haciendo constar la cláusula siguiente: “atendiendo motivos y razones especiales, que militan a favor del expresado D. José Pampillo, con relación a sus otros hermanos, es también mi voluntad que se segreguen de la masa indicada de los bienes sitos en la provincia de Lugo, el Caserío nombrado del Trobo, en que nació dicho señor de Rodil, con las propiedades que le son anejas, y que estén dentro de las cercas o cotos, que demarquen esta hacienda, y que en ello me suceda y herede el referido D. José Pampillo, en calidad de susfructuario, durante su vida, con la obligación de disponer a su muerte de lo que este legado constituye, en favor de un individuo de su propia familia, que lleve el apellido Pampillo; pues es tal mi voluntad”.
“Ordeno, que todos los papeles y documentos referentes á la propiedad de los bienes sitos en Galicia, que dejo legados, se entreguen á D. José Pampillo, así como todos Reales Despachos, y demás papeles referentes, a los empleos y servicios militares, de dicho Excmo. Sr. Marqués de Rodil, para que los primeros los conserve á nombre de todos los legatarios, interin á estos no les sean necesarios, y los últimos los tenga también en su poder, como un verdadero honrroso que hago en su favor, por constármela estimación que le dispensaba el finado; sin que los alvaceas testamentarios ni otra persona alguna, pueda poner obstáculo a la ejecución de esta mi terminante voluntad”.
Falleció este señor bajo esta disposición en 19 de octubre de 1880 y en su virtud José Pampillo tomó posesión del caserío de Trobo. Dicho señor D. José Pampillo Villarino, fue vecino de Mondoñedo, falleció bajo testamento de 2 de agosto de 1878, ante el notario de aquel lugar D. Fernando Paz Vivero (dicho testamento no aparece en el protocolo de dicho Notario, no obstante se halla en el correspondiente al año 1887, un codicilo oleográfico a modo de testamento, el cual fue protocolizado) y por auto del Juzgado de Mondoñedo, de 5 de julio de 1887, a instancia de la viuda del testador, doña Melchora Posada Villapol, dispuso que el repetido caserío de Trobo, que le legara D. Francisco Alejo Gómez, le sucediese el hijo segundo de su hermano D. Ramón Pampillo, llamado D. Daniel Pampillo, quien vendió la expresada propiedad a D. Hermenegildo Osorio Alonso y a D. Marcelino López Alonso, mediante escritura otorgado ante el notario de Fonsagrada, D. Germán Trincado Teijeiro en 6 de marzo de 1899 y cuyos sucesores y causahabientes son los actuales propietarios y en cuyo documento existen los datos expresados.
La documentación obrante en el expediente del título nobiliario de Marqués de Rodil y Vizcondado de Trobo, se conserva en el Archivo Central del Ministerio de Justicia (Madrid); al ser un título concedido a iniciativa de la reina gobernadora no lleva el correspondiente informe de méritos, ni el de “importancia vincular y nobleza de sus antecesores” algo totalmente distinto ocurre en otros títulos de esta índole, ejemplo el del Conde de Villapún, donde fueron aportados por el interesado varios informes de genealogía, hidalguía y posesiones para poder ostentar honrosamente dicha merced nobiliaria.
La hoja de concesión y real firma en su parte dispositiva dice: “Para recompensar la acrisolada lealtad y eminentes servicios del teniente general de Mis Reales exercitos Don Ramón Rodil vengo en concederle para sí y sus sucesores, merced de titulo de Castilla con la denominación de Marques de Rodil, tendreislo entendido y lo comunicareis á quien corresponda.
En san Ildefonso á 17 julio de 1834” Rubricado S.M. Isabel 2ª.
El 23 de octubre de 1834 el Coronel de Infantería y Secretario de la Inspección General del Cuerpo de Carabineros de Costa y Fronteras informaba al Secretario de Estado y Despacho de Gracia y Justicia sobre dicho título nobiliario con relevación del pago de lanzas y medias annatas; el 7 de junio de 1834 se informa a la Reina de los servicios prestado en defensa de la Corona por el solicitante en la guerra de sucesión al mando de las tropas desde Ciudad Rodrigo a Yelves, donde se encontraba el pretendiente al trono de España; el 16 de febrero de 1836 D. José Ramón Rodil, solicitó a la Reina que le fuese expedido titulo de Vizconde de Trobo, ingresando el interesado el 25 de febrero de 1826 en la Tesorería de la Provincia de Madrid la cantidad de 1.326 reales y 4 maravedis por el título referido.

Notas genealógicas:
El marquesado de Rodil trae por armas las de Rodil: de sinople, un caballero armado y contornado, en el flanco diestro, atravesando con su espada un yelmo puesto en el cantón siniestro del jefe, todo de plata; al pie del caballero un lobo andante, contornado, de sable. Al timbre, corona marquesal.

Según consta en el primer libro de bautismos de la feligresía de Sta. María de Trobo, del primero que tenemos noticias en dicho lugar es de D. Antonio Méndez de Cancio, que contrajo matrimonio con Dª Juana Díaz Rancaño, vecinos de Villamayor, fª Trobo; de quienes fueron hijos:
I. D. Alonso Méndez Rodil Cancio y Villar, (q.s. l. l. de Villamayor).
II. D. Juan Alonso Méndez Rodil Cancio y Villar.
III. Dª Lucía, bª el 24 de enero de 1686.
IV. D. Domingo Alonso, bº el 7 de septiembre de 1679. (bisabuelo del General Rodil).
V. Dª Isabel, bª el 19 enero de 1690, confirmada en la iglesia de Trobo en 1731.
D. Juan Alonso Méndez Rodil Cancio y Villar, hijo de D. Antonio Méndez de Cancio y de Dª Juana Díaz, contrajo matrimonio con doña Josefa Fernández Sánchez Ulloa, (casa de Villamayor) quienes tuvieron por legítimos hijos a
I. D. Andrés Antonio, bº el 15 de agosto de 1717 (que sigue la línea de la casa de Villamayor).
II. D. Esteban, bº el 17 de abril de 1720.
III. Dª María Josefa Cecilia, bª 24 de diciembre de 1722.
IV. D. Domingo Bernardo, bº el 21 de octubre de 1723 (vivió en Trobo).

D. Domingo Méndez Rodil y Cancio, hijo de D. Antonio Méndez Rodil y Cancio y Dª Juana Díaz, vecinos de Villamayor; contrajo matrimonio el 7 de febrero de 1720 con Dª Ana María Méndez Montenegro, hija legitima de D. Esteban Mariño Montenegro y D. Josefa Méndez, vecinos de Arquide, todos de Trobo, quienes tuvieron por legítimos hijos a:
I. Dª María Isabel, bª el 23 de enero de 1725. Contrajo matrimonio con D. José Fernández de Ocampo, vecinos del lugar de Arquide.
II. D. Mateo José Antonio Méndez Rodil, bº el 23 de septiembre de 1726, (abuelo del General Rodil).
III. D. José Reimunde, bº el 14 de febrero de 1729.
IV. D. Antonio Méndez Rodil, que realizó estudios eclesiásticos y posteriormente fue cura de Sta. María de Trobo, donde falleció el 12 de junio de 1813, siendo enterrado el día 15; había otorgado testamento ante el escribano de la Puebla de Burón, D. Francisco Ramón Saavedra.
D. Mateo José Antonio Méndez Rodil, casó con Dª Josefa Manuela Díaz Lomban y Lastra, hija de D. Alvaro Díaz Lomban y Lasta y de su mujer Dª Isabel López Gegunde, vecinos estos del Mazo de Villaframil, fª de Sta. María de Trobo; y fueron padres de:
I. D. José Reimonde, bº el 1 de julio de 1755. Fue cura de la feligresía de san Salvador de Crecente.
II. D. Esteban Benito, bº el 22 de marzo de 1760, confirmado en 1770.
D. Esteban Benito Méndez Rodil, hijo de los anteriores D. Mateo José Antonio Méndez Rodil y de Dª Josefa Díaz Lomban y Lastra, (en otros documentos aparece como Dª Josefa López Lastra), que matrimonió con Dª María Gayoso Pampillo, hija de D. Pedro Pampillo y Saavedra y de Dª Petronila Gayoso Baamonde, vecinos ambos de san Cosme de Piñeiro, en el obispado de Mondoñedo, de quienes fue único hijo D. José Ramón Estaban Mateo Méndez Rodil Gayoso, más conocido por General Rodil.

Otros miembros del mismo linaje
D. Narciso Antonio Méndez Rodil y Cancio, Presbítero, vecino de Vega de Logares, era hijo de D. Diego Méndez Rodil y Cancio. Propietario en 1752 de diversas fincas en el lugar de Trobo.
D. Pedro Rodil y Cancio, fue vecino de la villa de la Alcarria, y en 1753 tenía arrendados los vienes de su propiedad sitos en Sta. María de Trobo a su familiar D. Andrés Méndez Rodil.
D. Fernando Rodil, vecino del lugar de Fongaite, feligresía de Sta. María Magdalena de Fonfría, era hijo de D. Antonio Rodil y de Dª Antonia Fernández, vecinos y naturales que habían sido del lugar de Ventoso en la parroquia de Sta. Eulalia de Oscos, (Asturias), nieto de D. Antonio Rodil, natural que había sido del lugar de Braña, en Sta. María Magdalena de Vega de Logares, segundo nieto de D. Pedro Alvarez Rodil, vecino de lugar de Braña.

El caserío de Trobo
En la feligresía de Sta. María de Trobo, a escasos metros del templo parroquial se conserva el caserío de Trobo, que fue propiedad de los antepasados de Rodil y posteriormente por ser único hijo lo heredó él; aunque en el inventario Artístico de la provincia de Lugo, (tomo VI, pág. 165-168) figura “la localidad de Trobo es cuna de don José María Rodil y Gayoso, conde de Rodil, cuya partida obra en este archivo parroquial, 5 febrero 1789. General defensor del Perú, ministro de Isabel II, fundador de los carabineros. Nació en la actual casa rectoral, donde se guarda su escudo”. A esto debemos de aclarar que el general Rodil no disfruto del título nobiliario de conde, si no de marqués y respecto a que nació en dicha casa rectoral aunque incluso los pocos vecinos que viven en el caserío de Trobo afirman que él nació en dicha rectoral, dado que en aquellas fechas era párroco de la misma feligresía su tío D. José Antonio Rodil, Cancio y Montenegro, en los documentos consultados no hace ninguna referencia al respecto, aunque ello pueda ser cierto. Por lo que respecta a dicho escudo, actualmente ya no se conserva y por lo que puede averiguar se trataba de una alegoría al sito del Callo y no era propiamente una piedra armera.
El actual caserío de Trobo, es de planta rectangular, (de unos 40 metros de largo por 8 de ancho) a modo de una nave industrial, las paredes formadas de chacote y bloques de granito en las jambas de puertas y ventanas, conservándose en buena medida los enlucidos de argamasa y los caleados a la morisca; la techumbre principal a dos vertientes, con patio interior y hórreos, dicha casa está dividida en mas de una vivienda, conservándose entre otros elementos la antigua cocina de lareira, con su banco en forma de u y un recio guindáis o burro; el portalón de acceso es el original y una amplia chimenea es de la misma época. Además esta casa tiene una propiedad de catorce hectáreas, que son labradío, prado, pastos, plantío y monte, todo ello propiedad del Procurador de los Tribunales, el fonsagradio D. José María Rancaño Fernández, que a su vez es dueño de otras importantes posesiones de la familia Rodil, a quien agradecemos la aportación de documentos para realizar este trabajo y toda la amabilidad por él dispensada.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania