Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Antigua o Camino de los Romanos

jueves, 03 de noviembre de 2005
Vereda de origen romano; ello a juzgar por los documentos que más adelante citaré es la Antigua o Camino de los Romanos, que partiendo del lugar de Padornelo, en el ayuntamiento de Pedrafita do Cebreiro, se adentra en el de As Nogais por el sitio llamado “Alto do Lago” en referencia al cercano pueblo de dos casas llamado O Lago, en cuyo punto confluían los caminos que iban al pueblo de Forcas, O Temple, Vilaverde, Vilasol, O Coedo, Serra de Brañuelas y casa de Chancia, para continuar hacía el pueblo de As Cruces, clara referencia a una encrucijada de caminos, y de allí unirse a la ruta más común que seguía por el puerto de O Poyo, Fonfría do Camiño, Biduedo al pueblo de Lamas de Biduedo donde ambas veredas confluyen en una sola.

Este camino llamado Antigua o Camino de los Romanos, está plenamente documentado, en el interrogatorio de la Real y Única Contribución, más conocido por Catastro de Ensenada, correspondiente a la feligresía de san Juan de Fonfría, cuya acta fue levantada el día veintidós de septiembre de 1752: “...dicha demarcación va a un riego de la Casa de Chancia por más abajo de él como cuatro varas va al término por donde iba ante el riego que ahora mudó Manuel de Ayra hijo del hospitalero de Fonfría, después de haber aforado aquellos bienes de mano de Manuel Núñez, de Pando, y echo la casa que antes estaba desierta y vacante, de junto el riego antiguo del Camino Real en otros tiempos llamado Antigua o de los Romanos...”

Dicha vía discurre a media ladera salvando así la famosa legua de A Serra do Rañadoiro, aguas vertientes al mar Cantábrico y demarcación de municipal de As Nogais; era un camino utilizado principalmente de invierno dado que discurre por una zona de inviernos más benignos que el que continuaba por O Poyo, Fonfría do Camiño, Biduedo hacía Lamas, donde nuevamente volvía a ser un solo camino.

Ésta vía es de unos ocho kilómetros, desde su comienzo en el pueblo de Padornelo, termino de Pedrafita, hasta Meizarán, ya en el ayuntamiento de Triacastela; la mayor parte de él mismo discurre por jurisdicción del concello de As Nogais, pasando por Valdevilar, Vellamorta, Regueiro de Forcas, Casa de Chancia, Valdepradela, Navallos, donde a poca distancia está “A Coba de Pando” (que es una sigma de unos veinticinco metros de profundidad con dos salas en su interior, según la voz populi cuando las tropas napoleónicas pasaron por estos parajes en los primeros meses del año 1809, fueron atacadas por sorpresa por los vecinos de Pando, Alence y otras aldeas de las cercanías, resultando varios soldados muertos y otros pasados a cuchillo, que según las mismas fuentes eran sangrados en los bancos de sangrar los cerdos, y sus cadáveres arrojados a esta cueva, es incluso posible que algo de cierto haya en ello, pues hace años que en compañía de unos espeleólogos, miembros de la Federación Gallega de Espeleología bajamos a su interior y en la misma hallamos gran cantidad de piedras que con el paso del tiempo fueron arrojadas desde el exterior y también restos óseos); Fontelas, Regueiro de Val das Fontes, Regueiro da Fonteiriña, Regueiro das Cruces, As Cruces y Meizarán, par continuar por el Alto de Albela, Furco de Meda, Láncara, O Corgo hasta la ciudad de Lugo.

A unos cincuenta metros de la casa de Chancia y sobre cien de la mencionada vía queda un magnifico dolmen, llamado O Penedo; monumento funerario totalmente desconocido y sin catalogar, que sería muy conveniente estudiar y difundir. Cercana a la anterior parcela hay otra llamada “Seara de Modorra”. Cuyo topónimo es claramente indicativo de restos arqueológicos.

Esta ruta cuenta con el atractivo de discurrir por altitudes cercanas a los 1.100 m, siendo la más elevada del municipio de As Nogais.

A la mitad en que se desarrolla el recorrido de esta ruta se pued encontrar uno de los ejemplares más preciados y representativos de la flora de Ancares, el acebo.

Bosques o formaciones de abedules aparecen, así como una preciosa fraga de robles, llamada A Reboleira, de propiedad particular, con ejemplares centenarios, por no decir quizás alguno milenario. Además de pinos y vegetación propia de la montaña piornos, xestas, uces, helechos y diversas variadas de setas y plantas herbáceas. También a modo de curiosidad, decir que durante los meses de verano principalmente junio, julio y agosto, en sitios como O Penedo, donde se encuentra el reseñado dolmen, podemos ver el ave más pequeña, el colibrí. Dentro de las especies mayores o de caza mayor abunda el jabalí, el corzo, quedan pequeñas bandadas de perdices rojas; prácticamente ha desaparecido el conejo y la libre, si quedan aves rapaces.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania