Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

D. Francisco Javier Méndez y Neira de Saavedra

miércoles, 26 de octubre de 2005
Natural de Ramil fue el sacerdote y famoso relojero D. Francisco Javier Méndez y Neira de Saavedra; que nació a mediados del siglo XVIII, mostrando desde muy pequeño una gran afición por los trabajos de cerrajerías artísticas, hobby que supo compaginar con los estudios de humanística.

Cuando terminó los estudios eclesiásticos fue nombrado párroco de la feligresía de santa Eulalia de Ludrio, que es lugar próximo a santa Marta de Ortigueira, en la provincia de A Coruña, siendo cura de la misma desde el año 1780 hasta su muerte.

El sacerdote don Francisco Javier tenía en sus talleres sendos hornos de fundición, los cuales han sido desmontados en 1860, y como verdadera fábrica de relojes, teniendo taller de ajustes y montajes. No podríamos decir que era lo realmente se imponía en su condición humana la vocación religiosa y el desempeño del Misterio, o el arte y la finura a modo de sello ornamen-tal en sus trabajos.

Entre los muchos relojes que de sus talleres salieron desta-caba el del Monasterio de Sobrado, que figuraba en uno de los in-ventarios de aquel cenobio. Pero hizo piezas incluso para la casa Real; del mismo autor es otro ejemplar propiedad de la familia Ramos Fernández, de la casa de As Carreiras en O Barco de Valdeorras, rescatando para el Museo Provincial de Lugo en 1963 el entonces su director D. Manuel Vázquez Seijas, un precioso ejemplar que consiste en un reloj con esfera en placa de bronce, con sus esquinales cincelados, y decoración dieciochesca gallega.

En dos círculos concéntricos, uno de mayor espacio que el otro, se hallan las señales horarias. En la parte superior, a guisa de cimacio arqueado, contiene dentro de un círculo, con espacios también cincelados, la siguiente inscripción:
“DN. XAVIER MENDEZ Y Nª DE SAA. CUR.FT. 1792”. Falleció D. Javier el día 3 de julio de 1803, recibiendo sepultura sus restos mortales en suntuoso panteón, situado en la capilla mayor de su iglesia parroquial.

Quedando al frente del taller un sobrino suyo, llamado Francisco Javier Vélez, que se estableció en la entonces capital de provincia de Mondoñedo, donde continuó con el oficio, e incluso ampliándolo, teniendo para ello varios aprendices y discípulos que descollaron en el arte de la relojería.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania