Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El suministro de agua a la ciudad de Lugo

viernes, 13 de diciembre de 2013
Memoria de Lugo.

Los pozos públicos en la Baja Edad Media y Moderna

A pesar de que en época romana hubo un acueducto, los pozos en el interior de la ciudad facilitaban el abastecimiento a determinados habitantes. En la documentación bajo medieval referente a foros de casas, es frecuente la cita de estos pozos bajo la denominación latina corrompida de puteum, en lugar de putei, algunos de carácter público, como el del Carballal y el de las Cortiñas de San Román, lugares en donde se celebró el mercado o feria mensual a lo largo de la Baja Edad Media, el de Pedro Muceiro, en la rúa da Cruz, el de la Praza do Pozo da Pinguela para suministrar a los vecinos de O Campo, y el de la Porta Miñá, transformado en la fuente en 1582 que ahora se va a recuperar. En época moderna constatamos el pozo de San Francisco, en la actua Praza da Soidade, del que se surtirían algunos vecinos del tramo de la Rúa Nova próximo al convento.

En las Cortiñas de San Román, actual Praza Maior, había un pozo público que ya se menciona en 1466 en el foro de unas casas pegadas de una parte a la iglesia de San Román, y de la otra, “contra o pozo das Cortiñas”. Estaba situado delante del Colegio Seminario de San Lorenzo, ahora franciscanos. En 1602 se decía que por tener poca profundidad la mitad del año no tenía agua y por tanto el Ayuntamiento acordó cambiarlo de lugar para hacerlo más hondo junto a una pared levantada de nuevo en donde hubo una casa que habían derribado.

Pero esta solución, si se hizo, no debió de dar resultado ya que en 1633 contrataron al cantero Alonso Rodríguez, hacer un pozo junto a la pared de la huerta del alcalde Rodrigo de Rivadeneira.
Tenía que profundizar hasta que tuviese, por lo menos, un estado de agua de alto y que fuese del ancho del pozo que había. Tenía que ir paredado en cuadrado colocando el brocal de cantería del pozo antiguo que se mandó tapiar.

Otro pozo público era el de San Francisco, situado en la Praza da Soidade. Estando a final de la primavera y en previsión de que escasease el agua en el verano, lo que era habitual, el 7 de junio de 1602 mandaron al escribano que hiciese limpiar y embetunar las fuentes de la Magdalena, San Pedro y Porta Miñá, con sus chafarices, y así mismo “se limpie el pozo que está a la puerta, frontero del monasterio de San Francisco, que es muy necesario”.

El pozo da Pinguela, surtía de agua a los vecinos de la Praza do Campo.

Un documento de 1447 habla de unos solares que estaban “en fin de la rúa del Campo, y en frente del pozo de la Pinguela”. El 29 de marzo de 1589, mandaron “que se aderece el brocal del pozo da Pinguela”, y el 25 de febrero de 1647 se dice que “por cuanto el pozo de la Pinguela está deshecho el brocal y es de mucha servidumbre para la ciudad y los vecinos que están junto a el y los forasteros que paran en los mesones que están enfrente”, acordaron que los vecinos pusiesen un brocal de 1 vara de alto para evitar accidentes a los que pasasen por allí de noche, a pie o a caballo.

El pozo desapareció después de entrar en funcionamiento la fuente de San Vicente. En un memorial de 1780 se justifica la necesidad de arreglar la fuente de la Praza Maior por que “ahora se experimenta la falta de agua tan precisa al común y otro daño al haberse tapiado el pilón nombrado Pozo da Pinguela de que usaba la vecindad”. El obispo Izquierdo mandó conducir el agua sobrante para surtir un lavadero que se colocó en donde había estado el pozo y que se quitó en 1807.

El pozo do Carballal

El barrio del Carballal, donde se celebró la feria hasta que se instalaron los conventos de Santo Domingo y San Francisco a finales del siglo XII, también se abastecía de un pozo público. Lope de Prol, ocupó una huerta en 1418 situada entre el muro de la huerta de San Francisco y la portería de Santo Domingo, y le autorizaron para que pudiese utilizar el agua del Pozo del Carballal.

Este pozo, que ya se menciona en 1360, estaría hacia la actual plaza del Ferrol a la altura de la calle de Amor Meilán, pues el camino que aún hoy se conserva en parte entre la cabecera de la iglesia de Santo Domingo y las traseras de las casas de la calle de San Marcos, se define como “hun camiño que vai por cabo da cabeça da yglesia..., como vay das calles, a par do dito mosteiro en dereito o poço do Carvallar que es a porta do puxigio”, que es la actual Falsa de la muralla. El pozo del Carballal se cita en el foro de una cortiña hecho en 1479, uno de cuyos lindes era “el carril que ben da rua Noba et ben topar en o poço do Carballal”.
De Abel Vilela, Adolfo
De Abel Vilela, Adolfo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania