Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El macho alfa, beta y omega universal

martes, 25 de octubre de 2011
Hace millones de años que dejamos de ser sencillos animales aunque somos parecidos a ellos en su conducta amatoria
(Parte I)

En nuestra memoria ancestral siguen surcando neuronas desde hace mucho tiempo que nos dan referencias comportamentales sobre lo más primitivo y simple de nuestro ser. Entender la programación de patrones innatos de conducta de los animales, quizás también pueda ayudar a entender las relaciones de los humanos a la hora de aparearse o buscar pareja. Ciertas conductas de los animales, se rigen por experiencia y aprendizaje. La hembra es libre de elegir a su pareja y el dominio que el macho pueda ejercer jamás será para imponerse sexualmente, ninguna especie animal lo hace sino solo de serlo es por un tema de alimentos, muy al contrario de lo que sucede entre humanos.

Entre las personas curiosamente hay el mismo comportamiento de machos “alfa” “beta” y “omega” que en el reino animal, ¿cual pega contigo?.

El macho ALFA
Son los líderes de la manada, vamos los que cortan el bacalao y tienen acceso a todas las hembras del grupo. El jefazo en el reino animal es el más inteligente. En las manadas los “machos alfas” rigen el sistema, marcan territorio, son los más fuertes psicológicamente y las hembras los eligen para reproducirse por ser el mejor protector. Hay dos tipos característicos en los machos humanos:
-El matón de instituto: Alfa negativo
De niños son inseguros y con baja autoestima, siempre están luchando, imponiendo sus ideas por encima del resto y utilizan la violencia para que se les tema. De forma temporal se evaden de su fea realidad con alcohol o drogas. Las personas violentas abusan del alcohol ya que el hígado se encarga de manejar la agresividad y bondad, según el Tao, de ahí que muchos se pasen con las copas y no dejen de pelarse. Marcan su terreno y fácilmente tienen éxito entre un prototipo de chicas; las inseguras e inmaduras. Ellas al estar constantemente en el borde de los límites emocionales, prefieren al chulito de barrio porque es un constante desafío social.

-El líder autentico: Alfa positivo.
Son poderosos de adolescentes, irreverentes hacia la autoridad de los adultos. Seduciendo, un “alfa” es seguro de sí mismo, con carácter fuerte y autoritario, confiado y un poco de morro para entrar a cualquier chica, decirle todo lo que otros no se atreven. Sabe cuándo mandar y cuando acatar órdenes con humildad. Es el perfil más atractivo para las hembras, activo sexualmente y muy buen amante, absolutamente generoso en la cama. No es celoso, con alta autoestima y jamás dejará quedar mal a una mujer.

El macho BETA
Sobreviven gracias a someterse y anticiparse con imaginación y prudencia. Machos humanos “beta” terminan padeciendo: de hipocondría, neurosis, paranoia o adictos al porno o videojuegos.
Aún así suelen ser buenos padres, constantes y responsables. Leales, excelentes maridos y amigos estupendos, no necesitan sexo con frecuencia y se adapatan. Es el macho sensible que sobrevive. Aún así suelen sentirse intimidados por mujeres que están más preparadas y tienen mejores trabajos e ingresos que ellos, que llegan a la cima de sus carreras. Ser “beta” no significa ser débil, aceptan con facilidad que si la mujer es la principal fuente de ingresos, tomen decisiones en la relación y los roles se cambian sin traumas.

El macho Omega
En el reino animal, obedecen a los “alfas” y “betas”, son los más indefensos y siempre se quejan por todo. Como hombres “omega”, suelen ser sedentarios, tienden a engordar y su pelaje desaparece en la cabeza, cubriéndose en exceso en el resto del cuerpo. Tienden a atacar a las más jovencitas de la manada y sus instintos son muy básicos y primarios. Suelen padecer de impotencia o eyaculación precoz. Idealizan a la mujer y están pegados a las faldas de mamá, son enamoradizos y celosos. Les cuesta tomar decisiones e iniciativas, se les va la fuerza por la boca y son de poca acción. Terriblemente aburridos, hacen demasiados cumplidos, muchas hembras sienten que si un “omega” en plan conquista no para de adular, les da la sensación que están con su peluquero o amigo “gay”, ¡total un autentico coñazo!.
Castro Liz, Ana
Castro Liz, Ana


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania