Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Leonor Soto, madre de Luis de Funes

martes, 27 de septiembre de 2011
Orteganos en el mundo

Leonor Soto Reguera, la madre del actor Luis de Funes

Leonor Soto Reguera nació en Ortigueira el 21 de enero de 1878, era el tercer vástago que llegaba a la familia del matrimonio formado por Teolindo Soto Barro y Leonor Reguera. Su padre era ya entonces un reconocido abogado que se había formado en la Universidad de Santiago de Compostela y, posteriormente, ganaría las oposiciones a notario, puesto que ejercería en primero en Lugo y después en Madrid. A lo largo de su vida profesional también iría desempeñando diversas responsabilidades políticas en la Administración del Estado como representante de los monárquicos durante la primera república española, entre las que destacan las de diputado a Cortes por Lugo y senador por Pontevedra. En su extensa hoja de servicios figuran además el desarrollo de otras actividades como las de presidente y fundador del Círculo de las Artes de Lugo y de la Academia Compostelana de Jurisprudencia, así como la de archivero general de Protocolo. Fue hombre de confianza de la Casa Real y un estrecho colaborador de Alfonso XII y Alfonso XIII.

En 1906, el presidente del gobierno Antonio Aguilar y Correa, Marqués de la Vega de Armijo, le ofreció una cartera ministerial en su gabinete pero no pudo llegar a ocupar debido a que la muerte le llegó el 13 de septiembre.

A finales del siglo XIX, la familia Soto-Reguera trasladó su domicilio desde su casa patrimonial en la parroquia de Grañas a otra situada en la alameda de Ortigueira, donde no ejerció como notario, como normalmente se indica en muchas biografías sobre Luis de Funes, sino como abogado, pues en aquellos momentos el notario de Ortigueira era Dámaso Calvo Moreiras.

La vida de Leonor transcurría con bastante tranquilidad, como la de cualquier joven de su edad y condición social, hasta que en 1903 llegó a la villa el abogado Carlos Luis de Funes de Galarza. Este hijo de la nobleza sevillana, descendiente del Marqués de Galarza, tenía entonces 32 años y se encontraba en Ortigueira como representante de joyería. Había ejercido el Derecho durante algunos años en Andalucía, pero sus ambiciones económicas le llevaron a cambiar su bufete por el negocio de las joyas. Carlos Luis conoció a Leonor al poco tiempo de llegar al pueblo y desde entonces iniciaron una relación que estrechando hasta el punto de pedirle el matrimonio, algo a lo que sus padres no consintieron. Su negativa no fue bien vista por ninguno de los dos enamorados, y ante el temor de que el padre de la novia removiese a Roma con Santiago para hacer retornar su hija al hogar, los novios decidieron tomar el camino de Paris y poner la frontera como su parapeto. Allí llegaron en 1904, y tras formalizar su relación iniciaron su vida de casados. Él se siguió dedicando a la venta de joyas, especialmente de diamantes, un territorio bastante acotado por las familias de ascendencia judía, mientras ella se dedicaba a ser ama de casa y a criar a sus hijos. El primero de ellos fue una niña, que nació en la casa familiar de Courbevoie el 20 de julio de 1907 y recibió los nombres de María Teolinda Leonor Margarita de Funes de Galarza Soto.

Para entonces las relaciones con la familia de Leonor ya se habían restablecido. Su segundo hijo, Carlos Teolindo Javier, nació el 12 de septiembre de 1908, y seis años más tarde lo haría Luis Germain David, más conocido como Luis de Funes.

La educación que Leonor le dio a sus hijos siguió los preceptos tradicionales imperantes en la época. Los dos primeros se acoplaron con bastante facilidad a las normas y mandamientos de la madre, pero el pequeño Luis casi siempre iba por su lado. Pronto encontró facilidades para hacer desarrollar su vis cómica. Ante sus hermanos, desde muy pequeño, representaba escenas con guiñoles para hacerles reír, algo que conseguía normalmente sin demasiado esfuerzo. Pero esta peculariedad infantil se convirtió más adelante en un problema durante su vida de estudiante al seguir las misma pauta con los compañeros de colegio cuyas risas no eran bien recibidas por sus profesores. Este espíritu vivaracho le trajo no pocos problemas a su madre por sus continuas expulsiones de clase y de colegios que, además, le impidieron terminar sus estudios. Tampoco terminó la formación profesional que inició.

A pesar de todo, en casa la madre le ayudaba con los deberes y le daba clases de piano, pero su poca disciplina para el estudio la acababa sacándola de sus casillas. Su carácter travieso le llevaba muchas veces a mofarse de su madre repitiendo sus muecas y sus expresiones desaforadas, una particularidad que con el tiempo el incorporaría a su repertorio y que le acabaría haciendo famoso en el mundo del espectáculo, a la vez que convirtiéndolas en una de sus señas de identidad.

La vida de Leonor no fue fácil, pues cuando ya casi había logrado sacar sus hijos adelante se le murió el marido con 63 años de edad, y poco después en 1940 una ametralladora alemana segaba la vida de su hijo Carlos. Por otra parte, su hija que se había casado con Pedro de Quillacq, se había quedado viuda y su segundo matrimonio con el director de cine François Gir en 1952 acabó en divorcio.

Leonor falleció en Montmorency el 25 de octubre de 1957 a los 79 años, siete años antes de que su hijo Luis consiguiese representar el papel del gendarme de Saint-Tropez, que lo auparía a los puestos de honor entre los actores cómicos del mundo cine. Su hijo es considerado hoy por los franceses como el mejor de sus actores y su favorito casi treinta años después de su desaparición: el 27 de enero de 1983 en Nantes, víctima de una crisis cardiaca. Su cuerpo descansa en el cementerio de Clermont, mientras que los de sus padres se hallan en el cementerio de Madrid.
Suárez Sandomingo, José Manuel
Suárez Sandomingo, José Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania