Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Postelectoral

viernes, 20 de marzo de 2009
Ya se normalizó la temperatura tras la fiebre electoral. En Galicia que si dos diputados de diferencia. Luego que si uno. El caso es que el bipartito debió asustar al personal... algo solo y, sobre todo, B.N.G. perdió el atambor por un punto. Partido de baloncesto a tres. 38,25,12. Creo recordar. Resumen: P.P. gana un puesto; P.S.O.E. – P.S.G. se mantiene y B.N.G. pierde un puesto.

En Vasconia, P.S.O.E. – P.S.E. gana 6 ó 7 escaños y P.P. pierde dos. Pueden gobernar y no sería mal resultado mandar a la oposición a los nacionalistas. Esos tarungaros que se venden al mejor postor.

Pero, tras oír a los políticos contar sus éxitos, porque los políticos nunca fracasan, las conclusiones de un no político, no implicado en las cuestiones partidistas, llegan al siguiente corolario:

a) El partido socialista ha mantenido los mismos diputados que tenía en Galicia. Es posible que haya perdido votantes, número de votantes, pero sigue con 25 Diputados. Perdió el Gobierno porque el Bloque cedió un escaño, pero mantener, se mantuvo. La catarsis montada es consecuencia de la implicación personal de los Sres. Rodríguez y Blanco los cuales, haciendo gala de su habitual soberbia han magnificado el desastre que supone perder el gobierno de una Autonomía sin pesos pesados en el partido ahora triunfante.
b) Pero en Vasconia el éxito es espectacular: 6 ó 7 escaños más y una más que probable Presidencia autonómica, desbancando de forma increíble al nacionalismo vasco cuyo P.N.V. ha sido, no obstante, el grupo más votado. Increíble pero cierto: P.S.E. se apoyará en P.P. para gobernar. Es un alivio pensar en la exclusión del gobierno del nacionalismo de todo pelaje en Vasconia.

Dicho lo cual, en mi modesta opinión, el Partido Socialista gana votos en el cómputo total y el Partido Popular no. Y no los gana porque los cerca de tres mil que le favorecieron para superar la marca anterior en Galicia no cubren los que perdió en el País Vasco donde se le escaparon dos diputados respecto a la anterior legislatura.

Todo ello invita a efectuar las siguientes consideraciones:
a) El voto socialista sigue siendo, contra viento y marea, a prueba de crisis económica; a prueba de desempleo; a prueba de reparto de miseria, voto dominante, mayoritario, lo que obliga a pensar que el P.S.O.E. ha conseguido mucho voto cautivo, pesebrista, resentido y, naturalmente, fanático. De los que embisten. Porque no cabe en cabeza humana que, con la que está cayendo, se pueda dar el voto a quienes crearon, desarrollan, mantienen y proseguirán facilitando la ruina económica y moral de España.

b) El voto popular, es decir, el del Partido Popular, sigue anclado en sus datos estadísticos. No despega. No arrolla. Su victoria en Galicia es más moral que real. Es más consecuencia de una repulsión del nacionalismo que de una convicción de que su Partido tiene argumentos y medios para sacar al país del marasmo depresivo en que se encuentra. Si después de tanta trampa, mentira, añagaza y distracción que recibe el pueblo del partido gobernante, no se produce un vuelco esperanzador de que arrumbe la angustia existente y existencial, es que ni atrae, ni ilusiona, ni convence. Es posible que ningún apologeta del Partido haya analizado el hecho?.

La situación, por tanto, desde nuestra óptica personal se contiene en una fácil argumentación:

Los socialistas siguen manteniendo sus constantes de votos mientras los populares no ganan: de modo significativo donde han ganado y han perdido aunque la pérdida les confiera la posibilidad de servir de peana para que gobierne su eterno rival en el País Vasco.

Una vez más el liderazgo de los dos antagonistas, se mantiene ventajosamente para el Presidente Rodríguez en detrimento del aspirante Rajoy.

Que es inaudito e inverosímil. Cierto. Pero el pueblo ¿¡Soberano!? Así lo decide. Se ve que hay un líder carismático y otro que no lo es. Con las armas blandidas, ambos contendientes, en cualquier momento, van a iniciar la campaña electoral para las elecciones al Parlamento europeo. Y allí veremos, si es que se acierta a ver algo, como andan esos carismas.
Goás Chao, Domingo
Goás Chao, Domingo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania