Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Parroquias en O Incio (XVII)

martes, 19 de agosto de 2008
SAN EUFRASIO VARÓN APOSTÓLICO
Al intentar hacer un minúsculo resumen de la vida y obra del Patrón de Andújar y también de Sta. María de O Mao, uno se ve en la obligación de hablar algo acerca del Apóstol Santiago. Que según parece vino a predicar la palabra de su Maestro treinta y siete años después del nacimiento de este, ósea al os cuatro años de haber sido crucificado. A juzgar por las tesis de bastantes autores, tanto clásicos y lo mismo modernos, no obtuvo Santiago los resultados esperados en los primeros intentos de convertir a la fe católica a los nativos, solamente nueve hombres abandonaron sus paganas ideas para de inmediato abrazar la incipiente Religión Católica y convertirse en fervientes seguidores de su maestro. Estos futuros padre de la iglesia en la península Ibérica fueron Torcuato, Segundo, Indalecio, Teodoro, Atanasio, Exiquio, Tesifón, Cecilio y Eufrasio; todos ellos hallaron en las palabras y obras de su padre espiritual la verdadera fe que no dudaron en transmitir a todas las gentes que les escuchaban.
Con el regreso de Santiago a Jerusalén, en fechas muy confusas y que según las Tablas Cronológicas de Granada puedo haber sido hacia el año 42, le acompañan siete, quedándose Anastasio y Teodoro predicando por tierras de ¿Galicia? Y por las mismas fechas sufre el martirio el Patrón de España, trayendo sus restos mortales a nuestra tierra gallega los siete Barones Apostólicos que le habían acompañado.
Las misma fuentes afirman que fueron consagrados obispos en Roma por los Apóstoles San Pedro y San Pablo, e incluso se dice que fue en el año 44, pero en esto de los años no se ponen de acuerdo los machismos historiadores que aportaron y aportan sus teorías. Estos nuevos prelados (Eufrasio, Segundo, Torcuato, Indalecio, Cecilio, Tesifonte y Exiquio) arriban a las costas de Iberia por un lugar incierto, tal vez Cartagena o Almería para continuar a Guadix donde deciden separarse y continuar cada uno con su apostolado; A Baeza se marcha Texifón, Segundo a Vilchez; Torcuato se quedó en Guadix, Indalecio se fue a Uci, Cecilio a Illibris, Exiquio a Cazorla y Eufrasio a Illiturgi. Y fue por estas tierras donde predicó por sus plazas y calles durante doce años, acompañado de su inseparable Diácono Clero.
Hacia el año 57 Aloto legado del Emperador Nerón, ordenó prenderlos y darles tormento, con la finalidad de que abandonaran el Divino cometido que estaban desarrollando, todo ello fue inútil pues más aún se afianzaron en su fe, y en vista de ello son decapitados en la ciudad mencionada de Illiturgi actual Andújar, siendo sus cuerpos rescatados y guardados en lugares seguros por el gran número de creyentes, que cada día que pasaban aumentaban en crecido número. Más de quinientos años permaneció escondido por los cristianos el cuerpo de san Eufrasio; Hermenegildo nombrado por su padre el rey Leovigildo, duque de Andalucía, abrazó el cristianismo impulsado por san Leandro, que era obispo de Sevilla; pero fue con la conversión de los godos en el 589 cuando de una forma libre se comienza a construir templos y otros edificios religiosos y reinando Sisesbuto hacía el año 618 es edificado lo que sería un sencillo pero a su vez austero templo donde celosamente era custodiados los restos mortales del Obispo y Mártir San Eufrasio.
Con el eminente avance del ejército árabe beréber después de la encarnizada batalla de Guadalete en el año 711, muchos cristianos huyen hacía el norte peninsular, donde aún podían vivir sin verse sometidos al yugo de la media luna, y es, hacía el año 716 cuando son traídos a Galicia los restos de nuestro Mártir, posiblemente fueron frailes de algún incipiente cenobio que huyendo de los árabes traen a Samos tan preciadas reliquias, en donde los monjes deciden llevarlos aún lugar donde todavía estuviesen más seguros y fue en las tierras del valle de Mao, donde es de suponer que pocas gentes tenían conocimiento de ello a excepción de la comunidad de Samos, que cada 15 de mayo celebraban solemnes actos religiosos en su honor y fue el canónigo de la catedral de León D. Juan Caño, que era natural Andújar (Jaén), quien tuvo conocimiento de que el primer prelado de su lugar natal había sido Mártir cuyos restos habían sido traídos a una iglesia que estaba en el valle de Mao, jurisdicción del real monasterio de San Julián y Sta. Basilisa de Samos, hecho que comunica a la a curia y a las autoridades civiles de Andújar. Tales circunstancias influyen de una forma definitiva para que casi de inmediato se empiece a construir una nueva iglesia que años más tarde sería consagrada a San Eufrasio y solicitada una reliquia a la comunidad y abad de Samos, hecho en el que intercede el rey Felipe II mediante carta dada e n la Villa y Corte de Madrid el día 26 de enero de 1596; este y otros documentos solicitando que fuese concedida tal merced son entregados al Padre Fray Diego de Ledesma, abad de Samos por el monje de la misma orden Fray Mauro Torrones el día 25 de mayo de 1596. Una vez abierto el sepulcro son extraídos cuatro huesos, uno de mayor tamaño para la ciudad solicitante y otros tres más pequeños para el real monasterio del Escorial. El día 11 de mayo de 1597 la reliquia llega al convento de Nuestra Señora de la Victoria perteneciente a la orden religiosa de San Francisco de Paula, para quedar depositada definitivamente en la iglesia después de unos muy solemnes actos que se celebraron el día 18 del mismo mes y año; en cuanto a los tres huesecillos que fueron mandados al monasterio de san Lorenzo del Escorial, pocas noticias se tienen acerca de los mismos, pero es de suponer que fueron entregados a dicha comunidad religiosa para su custodia, quién los tiene en su poder.
Desde aquella ya lejana fecha de 1596 en que solemnemente fue abierto el enterramiento del Obispo Eufrasio, no consta documentalmente que se haya vuelto abrir, aunque de una forma escondida según afirma el Canónigo lucense D. Pedro López Rubín en su libro “San Eufrasio Varón Apostólico”, dice tener noticias de que un día en el mes de mayo del siglo pasado fue intento de ello por frailes de Samos, pero cuando ya habían levantada la enorme lápida que cubre dicho sepulcro desistieron al ver la tierra removida al mismo tiempo que salía un olor muy suave, siendo un presentimiento de que algo malo estaban haciendo.

Los milagros y hechos sobrenaturales atribuidos a san Eufrasio
Muchos son los hechos atribuidos a su Divina Gracia y al juzgar por el relato que D. Antonio Torrones de Robles hace en su obra titulada “Vida, Martirio, Traslación y Milagros de San Eufrasio, Obispo y Patrón de Andújar” (libro editado en Granada en 1657, uno de cuyos originales se halla en la Biblioteca Nacional de Madrid, y de sus páginas se extraen estas sencillas notas). Señala que llegando a España los siete Discípulos de Santiago, entraron en la Península por las costas de Almería, llegando a la ciudad de Acci, actual Guadix (provincia de Granada) y deciden allí comenzar su labor Apostólica, con tan mala suerte que sus habitantes estaban en fiestas en honor a sus falsos dioses, las gentes que les oían y veían predicar en vez de escucharlos comenzaron a insultarlos llegando sus iras a más, teniendo que marcharse a toda prisa hasta poder cruzar un río que no esta lejos, pasando sin ningún riesgo por el puente que lo cruzaba, más los nativos los perseguían con tanto furor e ira que los siete Varones Apostólicos se encomendaron a Jesucristo, fue entonces que estando los accitianos pasando dicho puente este se derrumbó justo cuando estaban en el medio pereciendo ahogados en el río los encarnizados perseguidores de la fe católica.
Muchos otros milagros se atribuyen a dicho Santo, un buen número de ellos durante la construcción del templo a él consagrado en Andújar y otros posteriores, lo mismo se puede decir de los obrados en el valle de O Mao, algunos incluso relacionados con la guerra civil española de 1936.
La fiesta solemne en honor a nuestro santo se celebra el día quince de mayo de cada año, y a ella acuden romeros de muchas partes; pero también es frecuente que la Curia de Andújar y muchos habitantes de allí vengan en peregrinación a rezar ante la tumba de su Patrón.

El sepulcro de San Eufrasio en la iglesia parroquial de Sta. María de O Mao
Fue hecho en el centro de la nave y esta semi enterrado, cubren la yacija dos grandes lápidas superpuestas, la ultima con inscripción borrosa que hace alusión a la apertura del enterramiento hecho en 1596, para sacar las reliquias, destinadas a la ciudad de Andújar y para el Escorial. En la cabecera un pilar moderno de mármol rematado en capitel con decoración ajedrezada, sirve de base a una interesante imagen del santo, barroca que mide (80 cm.).
Hasta hace poco tiempo estuvo el enterramiento protegido por una verja de hierro forjado que circundaba todo el conjunto, partiendo desde los cuatro lados sendas barras que remataban en cúpula y sobre ella una hornacina protegía la imagen del Santo.

Carta de S.M. el rey Felipe II dirigida al Padre Abad de Samos Fray Diego Ledesma, pidiendo una reliquia de San Eufrasio para la ciudad de Andújar
“Venerable y devoto Padre Abad, la ciudad de Andújar con la devoción grande que tiene a San Eufrasio, que dice fue antiguamente su Obispo, le ha edificado Templo particular, y para que crezca más su devoción y los vecinos de su comarca, desean tener en él alguna reliquia del Santo, y se me ha suplicado por parte de ella, yo interceda en vos para que lo seáis con los religiosos de ese Monasterio, donde dicen está su Bienaventurado cuerpo, tengan por bien de que se dé alguna reliquia de él a aquella ciudad y se entregue ala persona que enviare para el efecto requerido; y así os ruego lo hagáis por la Orden y forma que entenderéis del General de Vuestra Orden, a quién me remito en esto, conque no se ofrecen que deciros más de que quedaré servido del beneficio que hiciéredes en ello”.
Villa y Corte de Madrid, a 26 de enero de 1596.
Yo el Rey.
Por mandado del rey nuestro señor, Jerónimo Gol. Por el rey.
Al venerable y devoto Padre Abad de Samos, Fray Diego de Ledesma.
Real Cédula firmada por el rey Felipe II ordenando que los gastos de traslado y solemne recibimiento de la reliquia hasta un máximo de ochocientos ducados sean por cuenta de la corona.
“Por cuanto, por parte de vos la ciudad de Andújar, no fue hecha relación que vos tenías por vuestro Patrón y Obispo al glorioso San Eufrasio mártir, uno de los siete discípulos de Santiago Apóstol, el cual había tenido su santo cuerpo en una insigne Templo, hasta que la pérdida general de España había sido trasladados a Valdemao, parroquia del Monasterio de Samos, de la Orden de Benito, en el Reino de Galicia, ya vuestra suplicación habíamos sido servido de pedir al dicho Convento y Religiosos que se os diese alguna parte principal del dicho Santo cuerpo para poner en un Templo que en la dicha ciudad le habían edificado, y por orden del Doctor Terrones, nuestro Predicador, hijo de esa ciudad, había traído una principal parte de un brazo del dicho Santo cuerpo, y porque le deseabais hacer recibimiento honroso, como tenías obligación, y gratificar al dicho Convento donde había sido sacada con alguna cosa y para otros gastos forzosos, habías menester moderadamente hasta mil ducados, pedisteis y suplicasteis os mandásemos dar licencia y facultad para que de vuestros propios y rentas, pudieseis gastar e los susodichos mil ducados, o con la nuestra merced fuese. La cual visto por los de nuestro Consejo, fue acordado que debíamos mandar dar esta nuestra carta para vos en la dicha razón, y nos tuvímoslo por bien, por la cual os damos licencia y rentas los maravedís que fuesen necesarios en traer la reliquia del dicho Santo, de dicho monasterio de Samos, hasta el Templo que esa dicha ciudad le ha edificado, con que no exceda de ochocientos ducados, lo cual podéis hacer sin por ello incurrir en pena alguna.
Y mandamos ala persona que por vuestro mandado tomare cuenta de los dichos propios y rentas, reciban y pasen en ellos los dichos maravedís con esta nuestra cédula y librameinto vuestro, y carta de pago de la dicha persona que para hacer los dichos gastos los recibiere, sin otra recaudo alguno, y por cantidad sin tener para ello licencia nuestra.
Fecha en San Lorenzo, a dos días del mes de noviembre de mil quinientos noventa y seis años. Yo el Rey.”
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
Deputación de Lugo
Deputación de Ourense
PATROCINIO
Diputación de Lugo
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Ranking Alexa
Revista Egap
Obradoiro de Artesania
Ourente Cultural
Igadi Nos No Mundo
Publicaciones Amencer