Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Obituario

miércoles, 13 de junio de 2012

Mi amigo y socio Julio Giz me acaba de anunciar la triste nueva no por esperada ya confirmada: nuestro común amigo y paisano Bernardo García Cendán ha fallecido.
Iniciando su particular eternidad, Bernardo nos evoca cercanía en la temporalidad. Desde jóvenes nos relacionamos él en su carrera eclesiástica, yo en la laica. Cuando las preocupaciones naturales en alguien que pensaba, cavilaba y razonaba empezaron a hacer mella en su vocación tuve el alto honor de ser su confidente en mi modesto habitáculo donde charlamos y maduramos las ideas y proyectos de mayo de 1968. Se inclinó por la Sociología que para mí fue una ciencia importante desde el aspecto teórico pero siempre arrastras de la experiencia. Él comprendió mi modo de vida y creo que trató de parangonarlo. Como era lógico y a ello le ayudaron situaciones familiares, se escoró a la izquierda. Mientras uno eligió esa muesca tan vilipendiada cual es la vía liberal no tanto en lo económico como en lo vital. Por eso me sorprendió que el día de San Ramón de 2010 en nuestro común pueblo de origen tras manifestarme una cierta inestabilidad en la salud, quizá preludio de lo que le llevó a este triste final, porteaba una porción de cordero asado a su mami, inolvidable Maruja, del que él no podía participar por su colesterol. Algo de eso escribí entonces. Pero lo importante fue que él entendía que mi ideología tendía a la ultraderecha. Como el ser humano es libre “per se et per accidens” nada le repliqué “in actu” aunque algo escribí al respecto.
A la hora definitiva en cuanto una persona aún viva debe reseñar que un amigo ha fallecido, no cabe más retórica que la del dolor, la del recuerdo emocionado y la admiración hacía un hombre que en los distintos avatares de su existencia ha ido adecuándose a su circunstancia puntual según sus criterios y convicciones.
Bernardo, amigo, descansa en paz. Te recordaremos mientras vivamos con mayor afecto que el que te profesamos en vida.


Feliz eternidad.
Goás Chao, Domingo
Goás Chao, Domingo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania