Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Ideas mod(l)estas V

martes, 27 de marzo de 2012

Lo ocurrido el domingo en las urnas y en los hornos donde se cuecen las paridas de los políticos no restan ni una tilde a lo manifestado en nuestro último opinado. Solo añadir cosas; una, que yo no pretendo en absoluto poner en entredicho a la encantadora Inspectora Tributaria que me metió el rejón. Sí, en cambio, al método y al sistema.

Son ambos inmorales, ilícitos y libertarios por muy amparados que estén por respaldo legal o mejor decir, legislativo. Cuando un ciudadano observa que el Partido Sobornador Oficial Español sigue dando peonadas, ERES falsos o falseando ERES, o robando o lo que erre que erre que el Partido Perdedor mantiene gentes cuya falta de pudor y de vergüenza les impide reconocer que han fracasado en su empeño y no se van a su casa; que Unos Pocos y Diez vienen con ánimo de regenerar la sociedad y colocan a candidatos cuyo desprestigio ha sido archiprobado y que los Indignados Unidos, vanguardia del Pandemonio Castrista, correista, chavista, chino y coreano, ¡coño si todas las naciones comunistas empiezan por C!, son los recipiendarios de la aparentemente legal confiscación de los dineros de los contribuyentes, la adrenalina, la testosterona, las endomorfinas y hasta la carabina de Ambrosio acaban disparándose. De ahí la enfermedad que mis amigos médicos no conocían, la testiculoporosis.

Cuando hace cincuenta o sesenta años, en contra de los doctrinarios del antigüo régimen el sabio Profesor Federico de Castro explicaba la legitimidad de una norma jurídica y la jerarquía de las Fuentes del Derecho tenía una idea fundamental: no puede existir una norma jurídica legítima si no está inspirada en los principios fundamentales o generales del Derecho. Esta afirmación me costó a mí no superar un ejercicio de una oposición a la Escuela Judicial allá por los años 60. ¿Por qué? Sencillamente porque entonces, como ahora se legisla según convenía al Régimen Autoritario o conviene al Partitocrático. Pero no al bien común. Al “bonum commune” de los romanos. ¿De qué escuela jurídica son los actuales Abogados/as del Estado, Registradores/as y demás jurisconsultos? o ¿se trata de simples leguleyos?

Cuando te presenta Hacienda un acta de conformidad, te dicen, o la tomas o la dejas, pero si la dejas…..

Lo cual convierte al Inspector en juez único porque si no la aceptas y te doblan la reclamación, claro que “podrías” ir a un económico-administrativo pero ¿quién te da el aval preciso? Y ello comporta absoluta indefensión. ¿Por qué si das conformidad al Acta, no puedes recurrirla? Es una vulneración de un derecho fundamental pues mediante una especie de chantaje se te está colocando en una supresión de tu libertad como ciudadano privándote de los derechos inherentes a una eficaz defensa.

En conclusión, ni la majísima Inspectora, ceñida con el cinturón de castidad de la norma, ni los “mayores absolutos” hacen nada para justificar que esta España, de la que me siento gnóstico, no es una democracia más que virtual –se puede votar cada cuatro años o cuando le conviene al chamán de turno- porque faltan, entre otros derechos fundamentales, la libertad, la presunción de inocencia, la posibilidad de defensa…..¡de qué me sirve que me digan “puede recurrir” previo aval pero nadie me da el aval! Es un timo como el de que no había subida de impuestos y lo primero que se hace es una cadena de subidas. De seguir así, en muy poco tiempo, como nos descuidemos nos darán el brevaje que nos conduzca a todos a ser unos “mens captae”, es decir, mentecatos como la mayoría de los zurdos. Posiblemente si alguien que sobrevive a tanto despropósito acabará echando de menos a un Consejero de Estado y conferenciante sobre temas económicos identificado como Zapatero.

Parafraseando al Vate Sudamericano que tras ver tantas maravillas en el universo concluía su soneto con el diálogo: “¿Pero dónde vio usted tanto primor?- En sueños queridísimo lector?” Hoy acabaremos preguntando: “¿Pero dónde vive usted con tanto horror? – En la España “democrática” queridísimo lector”.

Y del mismo modo que se decía “Libertad ¡cuántos crímenes se han cometido en tu nombre!” había que decir: “Democracia ¡Cuánto se prostituye a diario tu nombre y con él se encubren las mayores atrocidades!” Por eso uno, defensor a ultranza del derecho a la vida, tiene que reconocer que se están atacando los derechos humanos con la nueva técnica del genomicidio. Se está tratando de despersonalizar al ser humano para que tanto la persona como la familia, como la sociedad se sustituyan por un número y un robot absolutamente carentes de personalidad y raciocinio. Vamos, que todos los seres humanos se dediquen desde pequeñitos a la política a fin de que, cuando vayan siendo mayores en vez de pensar, embistan. Como por ejemplo y, salva sea el alma, los sindicalistas, comunistas y demás gentes de bien vivir a costa de los que no pueden hacerlo. La persona figurón vicariante de la máquina engranaje estatal.

Goás Chao, Domingo
Goás Chao, Domingo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania