Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

D. Antonio López de Quiroga (Un rico minero oriundo de Cancelo, Triacastela)

lunes, 12 de abril de 2004
El Norteamericano Peter Bakewell, en su obra “Plata y empresa en el Potosí del Siglo XVII”. “La vida y época de Antonio López de Quiroga”, hurgó ampliamente en los archivos para describir la vida y las minas de plata que fueron explotadas por este personaje oriundo de la Casa de los Quiroga de Cancelo en Triacastela.
La documentación eclesiástica o partidas sacramentales de san Cristóbal de Cancelo son relativamente recientes. Comienzan en 1831, lo que indica que forzosamente hubo otros libros que ya no se conservan. Tampoco la documentación de los escribanos de Triacastela nos aportan demasiadas luces al respecto, lo que condiciona ampliamente las indagaciones acerca de los primeros miembros de la familia Quiroga de Cancelo, viéndome obligado a dar por válido y casi como único aporte el magnifico trabajo de Peter Bakewel. Según este autor, Antonio López de Quiroga, debió de nacer hacía 1620; era nieto de Constancia García de Quiroga y Losada y de Pedro Vázquez Somoza que vivían en 1594 e hijo de D. Alvaro Quiroga Ribera, éste hermano de Pedro López de Quiroga y Ribera, juez del coto de Valdefariña y residente en Triacastela. Otro tío de él era D. Juan de Quiroga y Ribera, Caballero de Santiago y Capitán de la Guardia de D. Francisco de Castro y Portugal, VIII Conde de Lemos nombrado Virrey de Sicilia en 1616; familiar de él era el Arzobispo de Toledo D. Gaspar de Quiroga.
Se desconoce cuando abandonó Cancelo para trasladarse a Sevilla donde tenía buenos contactos con los comerciantes de las colonias, lo que le fue muy útil para sus empresas; hacía la década de 1640 embarco para las colonias latinoamericanas y pasó a Lima, donde residió por algún tiempo y explotó pequeños negocios relacionados con productos de alimentación (ultramarinos), pero realmente donde adquirió fama y fortuna fue en Potosí, ciudad a la que llegó a finales de 1648 y en la que falleció en abril de 1699.
En algo más de medio siglo de constante trabajo llegó a ser el mayor productor de plata de la región, teniendo hasta doce minas. En dicha zona llegaron a trabajar unos 50.000 indios, de ellos 12.600 eran mineros en Potosí. Por aquellas fechas esta ciudad contaba con 1.500 domicilios de españoles, donde un gran número de indios trabajaban de criados; grandes caravanas de llamas, se dice que más de cien mil eran empleadas para el transporte de avituallamiento de la ciudad donde vivían muchas familias adineras por las explotaciones de plata, y era raro que en cualquier domicilio de los hacendados y empresarios las vajillas y demás servicios de mesa no fueran del noble metal, llegándose a producir en Potosí la mayor parte de la plata que se mandaba a la península, suponiendo ello un cuarenta y cinco por ciento de los ingresos de la Corona.
Antonio López de Quiroga, contrajo matrimonio con Dª Felipa Bóveda de Saravia, hija de D. Lorenzo de Bóveda personaje muy relacionado con los Franciscanos, de quienes era suministrador de materiales. Dª Felipa de Bóveda, tenia una hermana llamada Dª María de Bóveda de Saravia, ambas nietas de D. Lorenzo de Bóveda.
Del matrimonio habido entre D. Antonio López de Quiroga y Dª Felipa de Bóveda de Saravia, hubo cuatro hijos, dos varones y dos mujeres; una de las hijas se llamaba Dª Lorenza López Quiroga y Bóveda, que contrajo matrimonio en octubre de 1676 con D. Juan de Velasco, que según parece era bastante mayor que ella, oriundo de Torrelaguna, quien había sido Corregidor en Conchucos, Secretario del Santo Oficio del Tribunal de Lima y Maestre de Campo; la novia había recibido una dote de su padre de 100.000 pesos, además de vajillas de plata, esto último muy común entre las clases sociales más relevantes de la época.
Como ya mencionaba anteriormente el poder económico de D. Antonio López de Quiroga, llegó a ser muy grande pues en 1648 realizó un préstamo de 38.000 pesos, cantidad suficiente para comprar unas 10.000 llamas. Vivió en la calle de los Ensayores o de los Contrastes donde tenía dos amplios edificios de su propiedad y desde donde se distribuían los lingotes de plata, principalmente para la fabrica de la moneda. Dicho poder supo aprovecharlo para sostener buenas relaciones con la Corona y principalmente con D. Pedro Fernández de Castro y Andrade, Virrey de Perú, mandando a través de él una relación de méritos para solicitar el título nobiliario de Conde de Pilaya y Pazpaya. A pesar de varias propuestas e informes, el Rey no dio respuesta a tal pretensión, falleciendo el biografiado en abril de 1699, siendo enterrado su cadáver con pocos lujos en la iglesia de san Francisco de Potosí junto a su esposa Dª Felipa. Las minas y demás industrias relacionadas con la obtención y comercialización de lingotes de plata quedaron en manos de sus familiares, principalmente de sus sobrinos que según parece no prosperaron el dichas empresas.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania