Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La monja del verbo divino

miércoles, 16 de diciembre de 2009
Otro día les hablaré –máis polo miudo- de Las Edades del Hombrede Castilla y León, una maravilla y todo un éxito. Hoy les voy a contar sólo algo acerca del señor de Bembibre, o de dónde sea, que por allí queda, y de cómo, en habiéndose asentado en Madriz el tal señor, mutó. Bueno, se hizo la mutación que no cesa y el pantarei de la argucia y dearrera parlamentaria, no más, pues. A veces kafkiano, oigan. Lo suyo era la testosterona y el tamaño, o sea, a ver quien la tenía más larga, sólo a eso jugaba. Un bichito es un bichito y una rosa es una rosa, con perdón, pero el insecto resultante del cambio ya sólo tenía hélitros; por su puesto, volaba como una mosca cojonera, tal que así, veía como un alma griega en el Hades –sueños y sombras de un sofista, que dijo Parménides- y el diálogo se le murió, ya se le había muerto, asfixiado entre el puño y la sangre de los claveles de la revolución de abril de España… de las fuerzas progresistas y de cambio. Pero, en realidad, sólo era, y en ello está, una monjita travestida, que en una madrugada de despilfarro rojo –humo, sangre y odio en Atocha- llegó a ser lo que nunca se habría creído ni borracha.

Aquí la historia no asegura nada, pero los más viejos del lugar dicen que así fue, y que cuando se vio libre de tamaño embarazo, la monjita se abrió la blusa, se metió la mato derecha en la cazuela izquierda, se tocó una teta, sacó de junto a ella el Breviario de las horas canónicas, no esperarían ustedes que sacase una pistola, y fue de esta guisa, ya manos libres en su móvil y oportunidad calva, como sor Patrocinio Rodríguez y de las Divinas Palabras llegó a la Corte de los Milagros y al ruedo ibérico de cada día dánosle hoy. Pero claro, los milagros sólo existen cuando el pueblo tiene fe, y esta la perdió el pueblo, no pronto, pero sí poco antes de haber perdido la paciencia y la esperanza apenas consumidas las suficientes dosis de opio y éxtasis de la nueva religión de la monjita esta del carajo… Y fue mucho después, pero fue, ahora, cuando la partitocracia de a piel de toro –el borrego de la Meseta Ibérica siempre pace lento, y primero, en la cañada real- alguien y nadie al frente, cogió y empezó a agitar, de vez y sin saber cuánto, el bote de ZZ. El insecticida de Celtia Iberia-Porriño de toda la vida. Vano intento. En Derecho la contumacia es un agravante, pero en la mística y ascesis de la religión se la llama constancia. Y aquí un diez. De modo que contumacia, sostenella y no enmendalla y “se callen ¡coño!”. Lógico, señores, ante el oráculo hay que callarse todos, para que se puedan oír bien y acoger religiosamente las predicciones de la Pitonisa falsa y terca. O sea, la historia constatable e incorregible: la izquierda dogmatica, la derecha caudillista. Aunque este último sintagma no venga a cuento ahora y sea harina para otro pan.
Mourille Feijoo, Enrique
Mourille Feijoo, Enrique


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania