Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Todos somos refugiados climáticos

viernes, 10 de agosto de 2018
Jeffrey Sachs nuestro hombre en Nueva York es el padre delos ODM luego ODS, de los Objetivos de Desarrollo del Milenio 2000 a 2015 y de Desarrollo Sostenible de 2015 a 2030 que son la continuidad de la Conferencia de la Tierra de Río de Janeiro hasta llegar al vigente acuerdo sobre el Clima de Paris. Todo un rosario de Conferencias que emanan del primer informe al Club de Roma "Los límites del desarrollo.

1968 fue el año en que se replantea el destino del mundo. Aurelio Peccei y su Club de Roma, que se constituyó en la romana Academia del Lincei, con su problemática puso la primera piedra de la epopeya del clima.

Las Naciones Unidas recogieron el guante y pusieron manos a obra para desbrozar la problemática con una serie de grandes conferencias para solucionar los desafíos de la humanidad.

Posteriormente Jeffrey Sachs siguió adelante con este gigantesco desafio ‎y a los problemas y escollos en pos de la salvación del mundo y la conquista de la dignidad humana para todos los habitantes de este Planeta azul.

El mecanismo creado los ODM, traducían los retos de la problemática en objetivos concretos. Mi colaboradora Serena Hoost una brillante estudiante de Harvard que hace sus prácticas en mi Fundación Paz y Cooperación ha traducido un estupendo artículo del maestro Sachs en que nos demuestra que somos rehenes del clima y que si no reaccionamos nos espera un futuro sombrío y subraya la inconsistencia del presidente Trump es esta vital materia.Donald es un piromano muy peligroso.‎No es catastrofsmo.se trata de abrirnos los ojos ante los desafíos actuales a que nos conduce un cierto tipo ciego,irreflexivo,culpable de desarrollo.Dejo hablar al Maestro en la versión de Hoost retocada por mi.

"Los humanes modernos, nacidos en una época de clima, que se llama el Holoceno, han cruzado la frontera hacia otro, el Antropoceno. Pero en vez de un Moises guiando a la humanidad en esta tierra virgen nueva y peligrosa, una banda de negacionistas de la ciencia y contaminadores encaminan a la humanidad hacia un creciente peligro.

El Holoceno era la edad geográfica que empezó hace más de 10.000 años, con favorables condiciones de clima que apoyó la civilización humana tal y como la conocemos.

El Antropoceno es una edad con condiciones ambientales que la humanidad nunca ha experimentado antes. Ominosamente, la temperatura de la tierra está más alta en este momento que nunca durante el Holoceno, debido al dióxido de carbono que la humanidad ha emitido hacia la atmósfera por quemar el carbón, el petróleo y el gas, y por indiscriminadamente convertir los bosques y los pastizales del mundo en granjas y pastos.

La gente está sufriendo y muriendo en el ambiente nuevo, y lo peor está por venir. Se estima que el huracán María tomó más de 4.000 vidas en Puerto Rico el pasado mes de septiembre. Los huracanes de alta intensidad son cada vez más frecuentes, y las grandes tormentas están ocasionando más inundaciones, debido al aumento de la transferencia de calor de las aguas de los océanos que se están calentando, la mayor humedad en el aire más cálido, y el aumento de los niveles del mar – todo hecho más extremo por el cambio climático inducido por los humanos.

Tan solo el mes pasado, más de 90 personas perecieron en los suburbios de Atenas por un devastador incendio forestal alimentado por la sequía y las altas temperaturas. Este verano, los enormes incendios forestales también se están propagando en otros locales calientes y recién secos, como California, Suecia, Gran Bretaña y Australia. El año pasado, Portugal estuvo devastado. Muchas de las temperaturas altas alcanzan cifras récords en todo el mundo este verano.

Como hemos desbordado las frontera del Holoceno, ignorando –como un personaje en una película de terror– todas las obvias señales de alarma. En 1972, los gobiernos del mundo se reunieron en Estocolmo para abordar las crecientes amenazas ambientales. Al acercarse a la conferencia, el Club de Roma publicó Los límites del crecimiento, que introdujo por primera vez la idea de una trayectoria de crecimiento “sostenible” y los riesgos del rebasamiento ambiental.

Veinte años después, las señales de alarma brillaron intensamente en Río de Janeiro, dónde los Estados miembros de las Naciones Unidas se reunieron a la Cumbre de la Tierra para adoptar el concepto de “desarrollo sostenible” y para firmar tres principales tratados ambientales para detener el calentamiento global inducido por los humanos, proteger la diversidad biológica y detener la degradación y desertificación de la tierra.

Después de 1992, los Estados Unidos, el país más poderoso del mundo, ignoró ostentosamente los tres nuevos tratados, señalando a otros países que podrían aflojar también sus esfuerzos. El senado de los EE. UU. ratificó los tratados sobre el clima y la desertificación, pero no hizo nada para implementarlos, y aún rechazó ratificar el tratado para proteger la diversidad biológica, en parte porque los republicanos de los estados occidentales insistieron en que los terratenientes tienen el derecho de hacer lo que quieran con su propiedad sin intromisión internacional.

Aquí aparece la varita mágica de Sachs de retomar el camino y proseguir el esfuerzo tiránico de Aurelio Peccei. Aconsejo a las Naciones Unidas la adpcion de objetivos,soluciones para los problemas que aquejan al mundo. En la Universidad de Columbia de Nueva York creo una Cátedra de Desarrollo Sostenible y se convirtió en el gurú, asesorando a las Naciones Unidas. Seguimos con su exposición.

"Más recientemente, el mundo adoptó los Objetivos de Desarrollo Sostenible en septiembre de 2015 y el acuerdo sobre el clima de París en diciembre de 2015. Sin embargo, el gobierno de los EE.UU., que una vez más ha ignorado intencionalmente los ODS, ocupa el último lugar entre los países del G20 en términos de esfuerzos de implementación del gobierno. Además, el Presidente Donald Trump ha declarado su intención de sacar a los Estados Unidos del acuerdo sobre el clima de París en el momento más temprano posible, 2020, cuatro años después de que el acuerdo entrara en vigor.

Lo peor está por venir. El aumento de CO2 causado por los seres humanos todavía no ha alcanzado su total efecto de calentamiento, debido al retraso considerable en su impacto en las temperaturas oceánicas. Quedan acerca de 0,5º Celsius de calentamiento que ocurrirá en las próximas décadas, basado en la concentración actual de CO2 (408 partes por millón) en la atmósfera, y mucho más calentamiento más allá de eso si las concentraciones de CO2 continúan aumentando con la quema de combustibles fósiles sin cambios.

Para lograr el objetivo del acuerdo de París de limitar el calentamiento a "muy por debajo de 2º C" en relación con el nivel preindustrial, el mundo necesita cambiar decisivamente del carbón, el petróleo y el gas a las energías renovables antes de alrededor de 2050, y de la deforestación a la reforestación y la restauración de tierras degradadas.

Entonces, ¿por qué la humanidad sigue hundiéndose tontamente por delante, hacia cierta tragedia?

La razón principal es que nuestras instituciones políticas y corporaciones gigantes ignoran voluntariamente los peligros y los daños crecientes. La política trata de obtener y mantener el poder y los beneficios de la empresa y de sus accionistas, no de resolver problemas, ni siquiera problemas medioambientales de vida o muerte.

La gestión de una importante empresa se trata de maximizar el valor de los accionistas, no de decir la verdad o evitar un gran daño al planeta. Los inversores que buscan ganancias son dueños de los principales medios de comunicación, o al menos lo influyen a través de sus compras publicitarias. Por lo tanto, un grupo pequeño pero muy poderoso mantiene el sistema energético basado en combustibles fósiles, perpetuando un peligro creciente para el resto de la humanidad hoy y en el futuro.

Trump es el último tonto útil que obedece las órdenes de los contaminantes, asistido por los republicanos del Congreso que financian sus campañas electorales con contribuciones de los culpables del desastre ambiental tales como las industrias de Koch.

Trump ha llenado al Gobierno de los Estados Unidos de grupos de presión de la industria que están desmantelando sistemáticamente todas las regulaciones medioambientales existentes. Más recientemente, Trump ha nominado a un ex abogado de Mega-contaminante Dow Chemical para liderar el programa Superfund de la Agencia de Protección Ambiental de la limpieza de toxinas. Estas cosas no se pueden inventar."

Son los zorros ciudadano a las gallinas.

"Necesitamos un nuevo tipo de política que comience con un claro objetivo global: la seguridad ambiental para la gente del planeta, mediante el cumplimiento del acuerdo climático de París, la protección de la biodiversidad y la reducción de la contaminación, que mata a millones cada año. La nueva política escuchará a los expertos científicos y tecnológicos, no a los líderes empresariales interesados sólo en sí mismos y a los políticos narcisistas.

Climatólogos nos permiten medir los peligros crecientes. Los ingenieros nos informan cómo hacer la transición rápida a la energía del cero-carbón antes de 2050. Los ecologistas y los agrónomos nos muestran cómo cultivar más y mejor en menos tierra y a la vez terminar la deforestación y restaurar la tierra previamente degradada.

Tal política es posible. De hecho, el público la anhela. Una gran mayoría del pueblo estadounidense, por ejemplo, quieren luchar contra el calentamiento global, permanecer en el acuerdo climático de París, y abrazar las energías renovables. Sin embargo, cuánto más una élite limitada e ignorante condene a los estadounidenses y al resto de la humanidad a vagar sin rumbo en el desierto político, más probable es que todos acabemos en un páramo del que no haya escape."

Recientemente ha visitado Asturias la Sra. Teresa Rivero ministra de la Transición Energetica, Madame Descarbonizar y ha sembrado el pánico en las cuencas mineras y ante las críticas y temores de los concernidos ha replicado que se necesita un esfuerzo global de la Unión Europea de 80.000 millones de euros.

Esta visita ilustra la dificultad de anteponer los intereses a largo plazo de la humanidad que enumeran las Naciones Unidas a los legítimos intereses de los empresarios y trabajadores.

Nos espera una tarea de Ciclopes.

Joaquín Antuña
joaquinant@hotmail.com
Antuña, Joaquín
Antuña, Joaquín


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania