Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El virus de la discordia

sábado, 10 de febrero de 2018
No conseguimos quitarnos de encima un virus ideológico infectado en la sociedad española por José Luis Rodríguez Zapatero. Con un razonamiento muy simple, que las elecciones se ganan con el voto de las mujeres y halagar su deseo de liberación y revancha histórica frente al machismo, este ilustre leonés consiguió auparse a la presidencia y no contento con esto levantó la bandera contra la pena de muerte, con una defensa de los verdugos y no con una reparación a las víctimas.

Zapatero comprendió que un clima de boom económico impulsaba el hedonismo y la liberación sexual, predicando abrir la caja de Pandora del sexo y dando aire a todo tipo de situaciones que los carcas, los cavernícolas llamaban aberraciones, ahora progresismo y vanguardia.

Lo sorprendente fue, que al conseguir la mayoría absoluta el Partido Popular no revisara estos esquemas ácratas y de los hippies de la revolución de las flores, sino que siguiera al dedillo la filosofía sobre derechos humanos‎, no variaron ni un ápice y arrastraron a todos los partidos.

La libertad de expresión en vez de significar creatividad, se interpreta como vulneracion y vilipendio de las creencias y tradiciones de los españoles y alienta la profundización de todo lo que separa a los españoles.

El olvido de que la familia y la religion son inseparables con los sistemas políticos imperantes en las democracias más avanzadas en el seno de las Naciones Unidas, hace que se introduzca de forma velada y sibilina, una guerra de religión, que parecía superada y un decrecimiento demográfico que pone en peligro la seguridad social y las pensiones, es decir el bienestar social.

Resucitar el pasado, refocilarse en un periodo de degradación que condujo a una tremebunda guerra civil, en vez de fomentar la reconciliación que fue una de las grandes conquistas de la transicion española nos ha metido en un callejón sin salida. Quienes nos consideramos miembros de la tercera España y anhelamos un futuro de paz nos horroriza un revanchismo, que intenta reescribir la historia y convertir a los perdedores en ganadores, sacando a relucir nuestros demonios seculares de confrontaciones civiles entre españoles.

Este virus, con todas sus cepas ha infestado todo los ámbitos de nuestra cultura. ‎Se trata de una nueva caverna, que nos debilita, nos fragmenta y nos embrutece. La ideología de género es un disparate. En vez de fomentar la armonía, crea división y atenta a una verdadera igualdad, que se base en el equilibrio, en una educación sentimental y civica.

Este virus nos convierte en retrogrados, en nuevos cavernicolas, con los papeles cambiados, un sarcasmo que una simple táctica electoral nos empuje a una imbelizacion progresiva y que en vez de ser mejores y avanzar en el esfuerzo y el conocimiento nos convierta en seres marginales de la comunidad mundial.

Joaquín Antuña
joaquinant@hotmail.com
Antuña, Joaquín
Antuña, Joaquín


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania