Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Que llueva que llueva

martes, 14 de noviembre de 2017
La Virgen de la cueva, los pajaritos cantan, la lluvia se levanta, que si que no, que caiga un chaparrón. Esta encantadora canción infantil se está convirtiendo en una pesadilla ante la tremenda sequía que estamos padeciendo. Me viene esta cancioncilla mientras en la Plaza Mayor de Madrid estoy escuchando a Carmena la renovación de los votos de Madrid a la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid, que se pronuncia desde 1611 el 8 de noviembre. El discurso de la alcaldesa, más emperifollada que de costumbre, que el cargo hay que vestirlo, es vacuo y ambiguo, habla de tiempos turbulentos y no se pronuncia, ni por los problemas reales, como la tremenda sequía que padecemos, ni las cuestiones políticas que nos aquejan como la unidad de España, se refiere a que en su ciudad quepan todas las ideas y se respete a quien disiente. Poncio Pilatos y Bakunin del bracero. Luego el cardenal de Madrid don Carlos Osorio, con su bonita voz cántabra, también hizo un parlamento, como diría Oriol Junqueras, muy teórico en la línea de la filosofía del encuentro y de la fraternidad. Nuestra Señora de la Almudena debía estar frunciendo el ceño celestial, en vez de pedirme agua para los campos sedientos y que les ayude en la cohesión de mi amada España, donde se asienta la tierra de Maria Santísima, se enredan en palabras privas de sentido, ante estos cielos cuyas nubes no traen agua, ni consuelo ante el desarraigo que se está produciendo ante el estupor de mi amada hermana de Montserrat. Aqui nadie coge el toro por los cuernos. Mi amiga la embajadora de Ghana Elizabeth Adjei, que escucha atentamente y hace fotos de toda este acto solemne, esta en silencio, esta fina y docta intelectual africana debe estar pensando lo mismo que Nuestra Señora. No se lo pregunto, porque como buena diplomática no me lo diría. Cierto es que tales discursos, pronunciados en clave, para entendidos, en vez de acercar alejan a los ciudadanos. Querida Virgen de la Almudena necesitamos agua, agua, agua, pero no torrencial, por favor. Deberíamos venir todos en rogativa para pedir lluvias y hablar de la conferencia sobre el cambio climático que se celebra en Alemania. La tierra se está secando, la contaminación se está tragando nuestro aire limpio, necesitamos soluciones y hoy en tu fiesta pedirte remedios celestiales. Virgencita de la cueva, haz que los pájaros canten, que la lluvia se levante y que nos caiga un chaparrón que llene nuestros pantanos, facilite nuestros cultivos, alimente a animales y humanos y de paso llévate lejos, muy lejos a esta alcaldesa que no cree en ti, tú que eres la más dulce de las madres, del buen Jesús, Nuestro Señor riega nuestros campos y villas.

joaquinant@hotmail.com
Antuña, Joaquín
Antuña, Joaquín


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania