Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Golpe de estado a cámara lenta

martes, 12 de septiembre de 2017
Entre un violento huracán Harvey y un amenazador ensayo nuclear en Corea del Norte estamos presenciando un terremoto político en Cataluña. Es un golpe de estado en toda regla. Con un apretado calendario. Un procès y una ley de desconexión pretenden conseguir la independencia saltándose a la torera la legalidad de la Constitución y el propio Estatuto de autonomía. Tienen la calle a su favor y después de los atentados yihadistas parecen contar con una policía propia, los mossos de escuadra. El fallo del Constitucional los enardece y les brinda un pretexto para su victimismo al suceder tan próximo a la celebración de la Diada, la jornada histórica del irredentismo catalán, la fecha de la derrota de los partidarios de la sucesión austriaca de Don Carlos frente a las tropas borbónica del pretendiente Felipe de Anjou. De sucesión se pasa a secesión. En el templo mayor, la catedral del independentisten el estadio del Barcelona el Camp Nou, se recuerdan con gritos y flamear de banderas cada minuto 17, 14 como señal de duelo y signo de revancha. La crisis económica ha exarcebado a las cabezas huecas, que necesitan llenarse de humo de gloria. Se inventan agravios. La xenofobia esta a flor de piel, se sienten superiores. La lengua sirve como arma política. La han impuesto a golpe de decreto y de multas. Tienen además un solo plan y lo persiguen todos los días, la independencia. Todo lo demás no cuenta. Tienen además una extraordinaria astucia mediterránea. Jordi Pujol su gran timonel ha sabido conquistar peldaño a peldaño las estructuras de un estado propio. Todo nacional, sea teatro, museo, institución, acostumbrando el oído a esta cantinela, interpretando su himno "nacional" venga o no a cuento. "Els segadors" y de refuerzo "El cant des occells" y silbando con fuerza el himno oficial español. Defenestrado por la corrupción rampante de todo su clan familiar, encuentra un brillante discípulo de Artur Mas, entre otros méritos Premio Julio Verne a la fantasía política y candidato al Christian Andersen del más grande fabulador político, que repartiendo subvenciones a diestro y sobre todo a siniestro hace engordar como globos hinchados a punto de estallar a organizaciones sociales que postulan un estado independiente. A su caída devorado por sus propios hijos radicales le sucede Puigdemont un alcalde gris,que se crece ante el reto y que está dispuesto a todo. Le entran las prisas y se instala en la disyuntiva apocalíptica del Ahora o Nunca. Protagoniza una costosa y ridícula campaña internacional, creando embajadas, visitando organismos y dando entrevistas, utilizando los medios de comunicación de la Generalitat. Es menos sutil y elaborado que Artur, pero Carles desea rizar el rizo. Su gran arma es la movilización de la calle y la falta de iniciativa del gobierno central de Rajoy y la carencia de imaginación y de arrojo de los catalanes que no son independentistas. Tiene el monopolio del discurso subversivo. Da la impresión que la mayoría silenciosa aplaudirá al vencedor del duelo entre Rajoy y Puigdemont. Es una verdadera revolución. Hace falta estrategas. A los indepe como les llaman familiarmente les favorece la pasividad de Madrid, que pone siempre la otra mejilla y cede más y más engordando al dragón de Sant Jordi. Quien y como se pincha este globo es la pregunta del millón.
Antuña, Joaquín
Antuña, Joaquín


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania