Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El canto a la tierra

lunes, 11 de septiembre de 2017
En esta era ecológica el Papa Francisco ‎ha instituido la Jornada Mundial de oración por la Creación. En 2015 había publicado su primera Enciclica "Laudatio Si" sobre este mismo tema. Cuidado y respeto de la tierra se convierte en una obligación para el cristiano. El Santo Padre emula al "poverello" de Asís, del que toma su nombre. El Canto de las Criaturas resuena en esta jornada por la creación. La Iglesia Católica esta en la vanguardia de la ecología e invita a los fieles a amar y proteger nuestro patrimonio común que es la tierra. En los Estados Unidos se celebra el 22 de abril el Día de la Tierra persiguiendo los mismos ideales. En Naciones Unidas el Medio Ambiente y su defensa constituye uno de los 17 objetivos de desarrollo sostenible. Francisco no se contenta con la superficialidad, llega a la raíz, a la creación y hace un culto de su preservación. El ecologismo he escrito en estas cronicas a DG se ha convertido en una religión muy pujante en gran parte del mundo y como la Diosa Juno es bifronte, tiene dos caras, la amable de contemplación y preservación y la seria y dura de su explotación y lucro. En la primera parte acaudillados por Francisco y el Día de la Tierra estamos todos. El segundo rostro es el de la discordia. La economía productiva es la manzana de París o la Elena de Troya si repasamos los clásicos de la mitología antigua. El enemigo se llama cambio climático y aquí se desencadena una gran tormenta. Las industrias energéticas se sientan en el banco de los acusados y al mismo tiempo han acarreado un progreso material innegable y propiciado el desarrollo de tecnologías de punta. Se entra inmediatamente en tierras cenagosas al estudiar como se distribuyen los beneficios. Surge el monstruo, el Godzilla, de la desigualdad. Lo que Papa Bergoglio invoca dramáticamente como el calvario de los desfavorecidos, el vía crucis de los miserables de Victor Hugo. La visión idílica de San Francisco se enturbia, con cielos dignos del pincel de las nubes de Constable. Se avecina la tormenta. El horizonte trazado por el siglo de las luces se tambalea, de nuevo razón y fe, las fuerzas del progreso y las de la reacción conservadora. El matiz es que ahora se han cambiado los papeles y ha surgido una nueva caverna, la de los que paralizan el desarrollo y quieren volver al pasado. La confusión es grande, los partidarios del progreso se sitúan a la derecha y los conservacionistas a la izquierda. Las alcaldesas Colau y Carmena lideran esta extrema derecha de nuevo cuño que sin embargo se llaman de izquierdas. Un desbarajuste total que deja fuera de juego a la socialdemocracia, que a duras penas puede guardar intacta su identidad apoyando localismos y abandonando sus señas de identidad el internacionalismo de La Internacional. Sin embargo amigos y sufridos lectores no nos metamos en estos berenjenales recemos con San Francisco y Francisco por la tierra y su preservación, para dar cobijo a una humanidad pacífica y solidaria. La igualdad sería poner el cascabel al gato.
Antuña, Joaquín
Antuña, Joaquín


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania