Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Un hombre comprometido

jueves, 18 de mayo de 2017
Se fue, hace unos días, de igual forma que vivió: callada y humildemente. Estas características de su personalidad lo acompañaron a lo largo de toda su vida, pues era un hombre sencillo, que gustaba pasar desapercibido. No hacía nunca gala de sus conocimientos que reforzaba y ampliaba permanentemente. Era un extraordinario latinista, diplomado cum laude en estudios gregorianos, director de coro en la Catedral de Mondoñedo, un gran experto en toponimia e hidronimia y un gran conocedor de la Edad Media española. Pero además era un notable poliglota, pues además del castellano y gallego hablaba y escribía en ingles y francés, cuya pronunciación había perfeccionado en sus estancias en dichos países. Su fuerza de voluntad y su capacidad de trabajo le permitía estar presente y activo en varios asuntos a la vez. Su tenacidad y capacidad de liderazgo, que él no se reconocía, le propiciaban alcanzar las metas que se proponía.

Su grado de compromiso con Ribadeo y sus gentes era total. El poder servir a su pueblo y a sus convecinos era su razón de ser. Cualquiera que pasara por su casa a pedir su colaboración sabía de antemano que saldría con ella. Tanto ponía en marcha y presidía la asociación de vecinos de Vilaselán, como colaboraba en la fundación y puesta en marcha de la asociación de vecinos de Ribadeo O Tesón, como se implicaba en unas elecciones municipales tratando de defender, como él decía, los intereses generales, aunque en este caso, y dado el altísimo concepto que tenía acerca de la honradez y de la honestidad (incompatibles con la política), salió de esta experiencia hondamente defraudado. Sacaba tiempo para participar en todas las actividades socio culturales y aun sacaba un hueco para escribir artículos de opinión en los diarios locales y provinciales, debatir en tertulias radiofónicas e incluso escribir y publicar varios libros.
De todo lo que abordó a lo largo de su vida, fue la Residencia de Ancianos de Ribadeo su mayor reto. Le dedicó a este proyecto miles de horas de trabajo, innumerables reuniones con políticos y colaboradores, viajes y entrevistas y gran número de artículos periodísticos. La realidad que es hoy aquella iniciativa empezada hace más de 10 años, se debe en gran medida a la tenacidad, perspicacia y cariño que puso José María Rodríguez para que llegara a buen término y sería de justicia, en mi opinión, se reconociera su aportación llamando a las futuras instalaciones con su nombre.

Por último, no sería justo por mi parte terminar este artículo sin hacer referencia a las cualidades humanas de este personaje. Era amigo de hacer favores, de ayudar a los más necesitados, de colaborar, a veces por encima de sus posibilidades, con las organizaciones humanitarias. Fue un buen esposo, un buen padre, un buen yerno. Cuidó en los últimos años de su vida a su suegra (mi madre) con una dedicación y cariño solo exigible al mejor de los hijos. Yo, en estos últimos meses, procuré devolverle una parte de aquellas atenciones. Espero haberlo conseguido.
Sampedro, Jorge
Sampedro, Jorge


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania