Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Los Díaz Baliño (4)

miércoles, 19 de abril de 2017
Dolores Díaz Baliño, una pintora simbolista

Dolores Díaz Baliño nació en 1905. Sus primeros años transcurrieron en la ciudad de A Coruña, en donde inició sus estudios artísticos de la mano de su hermano Camilo, que ya por entonces, y a pesar de su juventud, era un célebre pintor e ilustrador.

En 1929, la Diputación coruñesa le concedió una beca para ampliar sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de Madrid, por donde igualmente habían pasado sus hermanos Camilo e Indalecio. Pese a todo, ella no la disfrutará, renunciando a causa de motivos personales. Pero si formará parte del tribunal que una década después tendrá que valorar los méritos de los nuevos participantes en estas becas.

Lolita -nombre por el que todo el mundo la conocía- fue uno de los primeros miembros de la Asociación de Artistas de La Coruña, que ella mismo había ayudado a fundar en 1934, y que poco después de le dedicará una exposición individual.

Antes del inicio de la guerra, Lolita fue nombrada profesora de la materia de Dibujo en la Escuela de Artes y Oficios y en el instituto femenino de la capital herculina. Se transformó así en una educadora artística de muchos de los hombres y mujeres que con el tiempo se elevaron al más alto rango del arte no solo en Galicia sino a nivel internacional. Compatibilizó sus clases públicas con las privadas, que ponía en su propio domicilio.

Su capacidad para la pintura le permitió participar en diferentes demostraciones de arte gallego, llegando a ser nombrada en 1938, junto con Carmen Corredoyra, una de las primeras mujeres que accedía a ser miembro de número de la Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora del Rosario de A Coruña. Su gran dominio del dibujo denota, además, el fuerte influjo que le aportaron las enseñanzas de su hermano Camilo, como lo demuestran una serie de obras que parecen proceder del mundo de la ilustración, en el que su maestro era todo un autor consagrado, además de buen muralista influido por el simbolismo europeo.

Las escenas representadas por Lolita entran dentro de postulados estéticos del decorativismo, y están llenas de colores ricos, brillantes y alegres, como se puede apreciar en obras como Las hadas del caracol, que se encuentra colgada en el Museo de Belas Artes de A Coruña; una obra llena de fantasía y elaborada con una gran minuciosidad. En otras obras adopta algunos de los aspectos más patentes del regionalismo y que ya hallaban presente en sus hermanos desde una visión simbolista, pero en las que ella no abandona el realismo. Entre estas últimas se encuentran creaciones como Tríptico alegórico gallego, que se conserva en la colección de la Diputación provincial coruñesa, en la que ofrece una representación alegórica de Galicia.

Su estilo, caracterizado por un gran decorativismo, la aproxima a un modernismo ligado a una orientación simbolista. Dolores Díaz Baliño, junto con Máximo Ramos, se destacó en el campo de la ilustración con obras muy ligadas al cartel modernista de carácter decorativo.
Suárez Sandomingo, José Manuel
Suárez Sandomingo, José Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


ACTUALIDAD  
PORTALES  
SERVICIOS  
ENLACES  

RSS Válido

PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania